La inflación de este año no superará el 6,5%,  porque en diciembre no se registró ningún incremento en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), aseguró ayer el ministro de Economía, Luis Arce.

“La inflación no superará el 6,5%. Estoy estimando que la inflación acabará en 6,4%. Estamos viendo cómo los precios se mantienen estables”, indicó  la autoridad en una entrevista en los medios  estatales.

Según Página7, a principios de diciembre, el Instituto Nacional de Estadística informó  que la inflación en noviembre registró una tasa negativa de 0,03% y  una  variación porcentual acumulada de 6,39%.

Según la entidad, las cifras se explican  por la variación negativa de precios de la papa (4,50%), del queso criollo (12,24%), del tomate (3,22%), de la arveja (6,56%) y del pimentón o morrón (15,39%).

A principios de septiembre de este año, el Ejecutivo autorizó la importación  de tomate con arancel cero, a través de un decreto, debido a que  el precio del producto registró un alza. La libra llegó a costar hasta cuatro bolivianos.

Ahora la autoridad reiteró que la tasa está “nuevamente bajo control”, debido a que no se registraron presiones inflacionarias.

Los Tiempos de Cochabamba llama la atención al hecho de que en los primeros 11 meses del año la importación de productos alimenticios básicos aumentó en 62%, con respecto al mismo periodo del año anterior. Las cifras son del INE.

Según el Arce esta sería una de las genialidades de su administración que ha reducido el arancel a la importación de tomates hasta fin de año. Aunque no explica porque es tan caro producirlos en Bolivia y es más barato producir tomates en el exterior; sostiene que importar alimentos es una medida antiinflacionaria.

Para el próximo año, el Gobierno estima que la inflación registrará 5,5%, de acuerdo al Presupuesto General del Estado  2014, norma que entrará en vigencia desde enero próximo.

Las cifra y la confianza con las que el ministró de economía predice el comportamiento de la inflación podrían ser tomadas como una señal de manipulación de las estadísticas oficiales.

Una nota de El Día de SC da cuenta de que, según una encuesta publicada en el Informe Especial de Opinión Pública de Ipsos, de un total de 1.060 personas sólo un 20% recibe aguinaldo en el eje troncal del país (La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz), mientras que un 80% se encuentra al margen de este beneficio laboral.

Esto quiere decir que el 20% de la población en el eje troncal triplicó sus ingresos mensuales: el salario mensual, más el aguinaldo, más el aguinaldo doble.

El ministerio de economía insiste en que aún así, con 3 salarios en un mes, la inflación de diciembre, históricamente el mes más inflacionario del año, será de 0%.

La población en general no necesita de un análisis muy profundo para ver que las cifras de la inflación oficial son muy ajenas a la realidad de los precios en los mercados de Bolivia.

Este año cierra con un duro golpe a la confiabilidad de las cifras oficiales: los resultados del censo 2012 dieron una muestra de aparente manipulación de las cifras al mostrar por ejemplo que en los últimos 11 años la población de La Paz se había reducido, algo que cualquier ciudadano que hay estado en la ciudad hace 10 años y la visite ahora podría poner en duda de sólo dar un vistazo.

El tema de la inflación cero durante los últimos meses de 2013, que son normalmente los meses más inflacionarios, son otro golpe a la credibilidad de las cifras oficiales.

 

Comments are closed.