La reducción en el precio del petróleo tiene un efecto positivo para Bolivia cuando se trata de la importación de carburantes como el diésel y la gasolina.

Los precios son subvencionados en el país a pesar de que la producción está cayendo desde hace décadas. La producción de petróleo en el país ha caído en más de 50% en los últimos 10 años.

Según YPFB la caída del precio del petróleo quiere decir que ahorraremos US$ 300MM en la subvención.

El Día: El ministro de Economía, Luis Arce, había vaticinado que debido a la baja cotización del petróleo, el Estado boliviano ahorrará entre 100 y 150 millones anualmente.

“Es una cifra importante, no es nada despreciable, por lo tanto no hay que ver solamente lo que pasa con el efecto de los ingresos, sino también con los gastos que como país vamos a ahorrar”, dijo Arce.

Claro que el ahorro de US$ 150 ó US$ 300MM palidece frente a la pérdida de US$ 2.000MM en los ingresos por hidrocarburos que se registró sólo en el primer semestre de este año.

La caída en los precios del petróleo, y con ella la caída del precio del gas que exportamos, no es la única amenaza a los ingresos del país cuando se trata de gas natural.

La amenaza más grade es que el gas se nos está terminando. Los campos encontrados en la última década del siglo pasado son la fuente de la bonanza de gas que benefició a Bolivia durante los últimos 9 años.

Pero los campos tienen una vida útil limitada, al principio la productividad aumenta y sale más y más gas del suelo, pero eventualmente su productividad empieza a bajar hasta que se agotan por completo.

Bolivia tiene tres mega campos, que son San Alberto, Margarita y  San Antonio de estos sale cerca del 80% de  la producción de gas de Bolivia.

Página Siete: en el primer semestre de este año  la producción promedio del  mega campo San Alberto, en Tarija, reportó una caída del 19%, con relación a similar fecha de 2014; esto, según datos  del Boletín Estadístico  de YPFB a junio.

El primer semestre de este año del campo salieron 7,78 millones de metros cúbicos al día (MMmcd), el año pasado salieron 9,61 MMmcd; la caída es de casi 20%.

Para Bolivia el fenómeno es preocupante porque los yacimientos son todos del siglo pasado y la bonanza de precios se aprovechó para vender el gas, a Brasil y Argentina.

Durante el auge de los precios en Bolivia se crearon proyectos para usar el gas, como la rede de gas domiciliario, la conversión de vehículos para usar gas vehicular. También se instalan plantas refinadoras para procesar el gas. Además de los compromisos de mayores volúmenes con Argentina.

Pero lo que se ha descuidado es la exploración. No se ha buscado más gas. Aunque ahora se ha abierto los parques nacionales y se les quitará el derecho a la consulta precia a los pueblos indígenas, todo esto no cambia el hecho de que el precio internacional ha caído. Y si Bolivia no pudo atraer inversión en explotación en hidrocarburos cunado el petróleo estaba en US$150 el barril ahora que está en US$50, será aún más difícil.

 

2 Responses to 3 septiembre 2015 – Análisis Económico

  1. alfredo dice:

    buen análisis, siempre escucho en radio Panamericana.
    sus comentarios y análisis nos permite estar bies informados

  2. josue dice:

    Maldito petróleo