El déficit esperado para este año está generando algunos cambios en el discurso económico que maneja el ministró de economía y finanzas.

EL déficit es la diferencia entre lo que recibe el estado lo que entra, y los gastos que debe cubrir el estado en salud, educación, obras ´publicas y demás, es todo lo que gasta el estado. Si lo que recibe es menos de lo que gasta, a esto se llama déficit. Si lo que recibe es más de lo que gasta entonces hay superávit.

Durante varios años se registró un superávit y esto se debe a vario factores principales. El primero es que los hallazgos de gas natural en el país que se hicieron en la década de los 1990, empezaron a entrar en producción y los ingresos del país aumentaron. El segundo factor es que este aumento en la producción vino acompañado de un considerable aumento en el precio del gas natural que Bolivia le vende a Argentina y Brasil. Un tercer factor que la ley de hidrocarburos de 2005 le da al estado una mayor proporción de las ganancia por la venta del gas natural.

Según Juan Antonio Morales, ex presidente del Banco Central otro de los factores importantes que permitió superávit fue la baja ejecución presupuestaria.

Morales explica en una nota del diario paceño Página Siete que en 2013 el gasto en términos reales creció en un 8% y en términos nominales en 14,2%.

“Por eso, el gasto de inversión pública es de casi 53.000 millones de dólares. Una cifra muy grande. Todo eso está presionando sobre las cuentas fiscales”, remarcó.

También supuso un saldo negativo porque  algunos ingresos están disminuyendo. “Ahora existe una baja del precio del petróleo que puede afectar al gas natural. Además de la caída sostenida del oro”, agregó.

Morales sugirió, para que la brecha fiscal no sea muy alta, que se recorten algunos programas de inversión pública y se  ajuste  el gasto corriente.

El ministro Arce sostuvo que el Plan Patujú y la realización de eventos en el país ocasionaron un mayor gasto.

El propio presidente Evo Morales admitió que las inundaciones y el gasto imprevisto del G77 más China habían llevado a un déficit. Aunque existe una grabación en la que el propio presidente asegura que el G77, es en realidad parte de su campaña electoral. Lo que abre la posibilidad de que sea el partido de gobierno el que cubra estos gastos.

Armando Méndez otro expresidente del Banco Central, remarcó  que en los años anteriores el Congreso aprobaba los presupuestos con déficit y que el nivel de inversión no cubría las expectativas y terminaba el año con un presupuesto con saldos positivos.

Sin embargo, en esta gestión hay un mayor gasto corriente y de inversión “por una razón básica, estamos en un año electoral y es por eso que el Gobierno está gastando lo que no hizo en 2012.  Es la típica respuesta al año electoral”, subrayó.

Las elecciones y el aumento en el gasto del gobierno no son los únicos gastos que enfrenta el estado y por lo tanto no son la única causa del déficit. La Jindal está reclamando el pago de US$22,5MM. Y tiene una demanda pendiente por otros US$100MM.

Una empresa argentina reclama más de US$1.000MM por la nacionalización de Chaco.

 

Comments are closed.