El presidente Morales ha hecho algunos anuncios interesantes sobre su visión para la energía en Bolivia.

“Mi gran deseo es no sólo garantizar el mercado interno, sino garantizar la exportación de energía. No estamos muy lejos de este sueño de los bolivianos (…) frente a la crisis energética en el mundo, está en nuestras manos”, expresó Morales.

La visión de frenar la crisis energética mundial sin embargo es muy ambiciosa, sobre todo porque la crisis energética boliviana aun no tiene solución. De hecho, el año pasad Bolivia tuvo que importa alrededor de US$1.000MM en combustibles, principalmente diesel, pero también GLP para las garrafas.

Según las cifras más recientes (a 2012) sobre consumo energético en Bolivia presentadas por el CEDLA, el 31% de la población, es decir uno de cada tres bolivianos aun usa leña como principal fuente de energía. EL GLP es la forma de energía más usada en el país, son las garrafas de gas, que representan el 45% del consumo residencial de energía en el país. La electricidad representa alrededor del 20% y el gas natural apenas 3%.

Por lo que “frenar la crisis energética en el mundo” es una tarea por la que Bolivia no debería preocuparse por ahora, al menos no hasta que las necesidades energéticas de los bolivianos se hayan resuelto.

A propósito de este tema, el presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Carlos Delius, habló ayer sobre los retos del sector  petrolero y la prioridad que se debe dar a la exploración.

La industria requiere una inversión de 8.000 millones de dólares en los siguientes años, aseguró.

Si  queremos mantener los niveles de producción  a los que nos hemos comprometido como país,  se necesitan 8.000 millones de dólares aproximadamente, que deben ser gastados en los próximos cinco a siete años.

Según Delius, “Tenemos que pensar en reponer reservas, porque la tasa de explotación que tenemos es muy alta,  estamos hablando de 70 millones de metros cúbicos por día (MMmcd) que se producen  y esto es un enorme volumen de gas”.

“Se tiene que hacer más esfuerzos, en la exploración  está el riesgo. La   exploración  es equivalente a lo que es la  siembra para la agricultura, uno no puede cosechar sin haber sembrado. Hoy en día nos toca sembrar en hidrocarburos”, asegura el presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía.

Delius no llegó a decirlo, pero: que Bolivia pueda extraer gas del suelo a razón de 70MMm3d es el resultado de una siembra anterior, son yacimientos que se descubrieron el siglo pasado cundo se dieron incentivos a la exploración.

YPFB sólo registra una producción de gas natural de 56MMm3d. 31 se va al Brasil, 17MM3d van a Argentina y unos 8 se queda en Bolivia. Estos 8MM3d de gas boliviano que queda para el consumo interno, se destina en parte a la producción de GLP, y al consumo domiciliario, al Gas natural vehicular y al consumo de las empresas que usan gas y también a la generación de energía eléctrica.

8 de 56MMm3d es lo que queda del gas boliviano para los bolivianos y esto explicaría porque uno de tres bolivianos usa leña de árboles como principal fuente de energía.

 

Comments are closed.