El precio internacional del petróleo volvió a caer este fin de semana después de una ligera recuperación en los últimos días de la semana pasada. La recuperación fue el resultado de un informe sobre las reservas de petróleo de EEUU. Estas reservas parecían indicar que el consumo avanza más rápido que la reposición de reservas.

Sin embargo el mercado ha vuelto a reducir el precio del petróleo porque sigue sobre abastecido. La OPEP está aumentando su producción, nueva información sobre los miembros del grupo muestran que sus operaciones petroleras están aumentando, Y el tema Irán sigue pesando sobre el precio.

El nuevo acuerdo sobre energía nuclear logrado por Irán significa que las sanciones, que lograron reducir sus exportaciones a la mitad, se levantaran este fin de año.

La OPEP mantiene su decisión de reducir el precio del petróleo con la intención de eliminar las operaciones estadounidenses que son más caras. A los miembros de la OPEP les cuesta alrededor de US$5 producir un barril de petróleo mientras en EEUU el costo era de casi US$ 60.

Ahora, Sin embargo, Las operaciones en EEUU están aumentando porque sus costos están cayendo.

Para Bolivia esto significa menores ingresos por la venta del gas natural que es nuestra principal exportación. Los hidrocarburos representan el 50% de las exportaciones.

Durante el primer semestre de este año las exportaciones de hidrocarburos cayeron en 36,24% con respecto al año anterior. El total de las exportaciones cayó en 30,36%.

La pérdida en las exportaciones totales superó los US$ 2.000 MM. La respuesta del gobierno nacional a esta situación ha sido algo distractora: con el anuncio de un crecimiento de 5% en el PIB como resultado de una caída de 30% en las exportaciones.

Otra reacción del gobierno nacional a la caída de los precios del petróleo es la de abrir las puertas las áreas reservadas y los parques nacionales para que las petroleras puedan entrar en estas zonas.

Los que se resisten como los grupos indígenas ahora han sido destituidos como reserva moral del país y la consulta previa ha sido catalogada como una pérdida de tiempo por el propio presidente Morales.

Pero las ventajas para las petroleras no terminan allí. Según Siglo 21, un reporte de la agencia Reuters detalló que en proyectos de explotación de condensados asociados al gas natural las empresas contarían con un incentivo fiscal de 15 dólares por barril, tomando como referencia un precio promedio de 50 dólares. En el área de exploración, esta cantidad llegaría hasta los 33 dólares el barril, en áreas no convencionales, 38 dólares.

Esto es aparte de los incentivos ya en vigencia, como el pago de 30 dólares por cada barril de petróleo producido, adicional a los 27 dólares que se cancela a las petroleras y las notas de crédito fiscal (Nocres).

De ser así, en Bolivia el precio del petróleo sería US$ 10 más alto que en el mercado internacional. Esto es más que un incentivo, es una rendición ante las petroleras que aun con estas ventajas mantienen los costos recuperables.

Hay un dicho en círculos petroleros que dice que las oficinas de las empresas petroleras están alfombradas con pieles de tigres. Las pieles de los tigres que las han desafiado.

Este refrán es especialmente duro para Bolivia y sobre todo para las comunidades indígenas que buscan defender la naturaleza y la biodiversidad. Para ellos la metáfora de las pieles de tigre es especialmente dura.

 

Comments are closed.