La expulsión de la agencia de cooperación estadounidense sigue teniendo repercusiones. Desde los problemas que podrían enfrentar los exportadores Bolivianos. Recordemos que EEUU sigue siendo uno de los principales mercados de productos Bolivianos. Es el más importante si se trata de productos no tradicionales.
Otra de las preocupaciones tiene que ver con cómo quedarán los proyectos de desarrollo en educación y salud que apoyaba esta cooperación.
Según Humberto Vacaflor, hay otro efecto que hasta ahora no se ha mencionado y es que el resultado de esta medida podría ser la contratación de medio millar de nuevos empleados públicos.
USAID tenía en Bolivia un presupuesto anual de US$ 26 millones, equivalente al presupuesto del Ministerio de la Presidencia, o a la suma de los presupuestos de los ministerios de Lucha contra la Corrupción, Transparencia, Trabajo, Cultura y Defensa del Estado.
El ministro Ramón Quintana dijo ayer que el gobierno se hará cargo de todos los programas que ejecutaba USAID desde hace medio siglo, lo que obligará al Estado boliviano a crear alrededor de 500 nuevos empleos.
Aunque el presidente Morales dijo que la medida responde a la necesidad de recuperar la dignidad nacional, todo indica que, a cambio de eso, medio millar de masistas serán contratados en los cargos que deben sustituir a los funcionarios de la agencia de Estados Unidos.
En las redes sociales se ha difundido el criterio de que la decisión de expulsar a USAID fue resultado del desconocimiento total de las autoridades Bolivianas del inglés, recordemos que hace poco se suspendieron las clase de inglés de la cancillería para la diplomacia boliviana y fueron remplazadas por clases de aimara.
En fin que se habría Interpretó la expresión “back yard” del Secretario de Estado, en relación a América latina, como la expresión española “patio trasero”, que tiene un sentido peyorativo.
Como quiera que sea, el presidente tiene ahora la oportunidad de hacer nuevas contrataciones para el gobierno central, justamente cuando está en medio de un proceso preelectoral. (En Venezuela, Hugo Chávez llegó a multiplicar los cargos públicos por cinco y dejó una planilla de 2,4 millones de empleados públicos).
En un tema relacionada, el deber de SC asegura que los salarios del sector público se elevan por encima del 8%
El promedio de incremento salarial en los niveles jerárquicos del Gobierno es del 13,3% y será retroactivo a enero. El Ministerio de Economía aún no pagó a los empleados del sector público
Mientras los trabajadores del país recibieron el 8% de aumento salarial, el Gobierno dispuso un incremento de sueldos, para los niveles jerárquicos del Estado, que tiene como promedio un 13,3%.
Presidente, 20%; vicepresidente, 17%, y de los ministros, del 14,2%.
Sin embargo, el decreto 1573, aprobado el 1 de mayo que eleva en 20% el salario del presidente, podría ser una buena noticia ya que la restricción del salario del presidente como límite para los empleados públicos, le estaba costando al estado, más de lo que se ahorraba.
Me refiero a lo que se conoce como la fuga de cerebros del sector estatal. El hecho de que los salarios del sector petrolero por ejemplo sean mucho más bajos para los trabajadores de YPFB que los de las otras empresas de hidrocarburos que operan en el país, se refleja también en la calidad de los empleados que estas empresas pueden contratar.
El problema ya fue reconocido y se autorizó salarios mayores al del presidente para casi 50 empleados de YPFB y el ministerio de hidrocarburos.
A pesar de esta aparente austeridad, el gasto del estado en salarios ha aumentado, no por la calidad de los empleados que contrata sino por la cantidad.

 

Comments are closed.