La Agencia Internacional de Energía ha presentado un informe sobre las inversiones mundiales en petróleo. El informe dice que el costo de mantener el suministro de energía mundial está a punto de aumentar.

De ahora hasta el 2035 el mundo deberá invertir US$40 MM MM en energía y más de la mitad de este dinero irá a reponer plantas de generación y pozos petroleros que se van agotando.

En cuanto al gas y el petróleo, la Agencia dice que este sector es especialmente vulnerable y requiere de cada vez más inversión.

80% de las inversiones gas y petróleo deberán ser destinadas a reponer los campos actuales y su producción que va cayendo.

Esta es una alerta que debe server también para Bolivia. Las inversiones de los últimos 8 años se enfocaron en como extraer el gas de forma más rápida del suelo y como gastarlo.

Se aumentó el volumen de gas que exportamos, se ampliaron estas ventas con contratos adicionales, los llamados interrumpibles. Se ha invertido también en plantas de procesamiento, algunas inversiones fueron cuestionadas y hay denuncias de sobreprecios en Rio Grande y otras.

Se ha invertido en redes de gas domiciliario, en conversión a gas vehicular.

Pero el hecho es que se está invirtiendo mucho más en consumir gas que en extraerlo del suelo.

La advertencia de la Agencia Internacional de Energía para el mundo pone en evidencia una falla que se da en Bolivia también.

La vida útil de los campos de gas natural en Bolivia como en todo el mundo depende de cómo se administra la producción durante esta vida útil.

Cuando recién se empieza a explotar un yacimiento, sacar el gas es relativamente barato, pero con los años hay que invertir cada vez más en el mantenimiento del campo. Esto puede incluir nuevas perforaciones.

Es decir que mientras más viejo el yacimiento más se debe invertir para extraer gas. Una visión cortoplacista llevaría a tratar de aumentar la extracción antes, pero esto también resulta en una reducción de la productividad total del yacimiento en el tiempo.

Es decir que si se administra mal un yacimiento se sacar menos de este yacimiento.

Los yacimientos de Bolivia, y recordemos que la mayoría fueron descubiertos en los 1990, entraran en declinación en 2017. Entonces se necesitará invertir cada vez más en mantener estas operaciones es decir que el gas será más caro de producir.

No solo esto si no que la producción ira cayendo; la amenaza para el país aquí es doble, por un lado recibiremos menos por la venta de gas y por otro lado el mercado interno sufrirá desabastecimiento.

La solución sería encontrar nuevos yacimientos, pero esto demora y también es costoso. En Bolivia, se han hecho anuncios pero no se ha certificado un nuevo yacimiento de gas desde el siglo pasado.

 

Comments are closed.