El precio de la carne está en el centro de la atención en Bolivia.

Según Los Tiempos de Cochabamba, Hasta ayer, el precio del kilo en gancho de carne de res bajó en 1,36 bolivianos en La Paz; 1,55 en Santa Cruz y en el resto de los departamentos se mantiene, según reporte oficial; mientras el Gobierno afina detalles para que Emapa inicie la venta directa anunciada el lunes para frenar la especulación.

En Cochabamba, el precio del kilo en gancho continúa en 24 bolivianos, pero en los últimos días los comerciantes determinaron rebajar el precio al consumidor en 2 y 3 bolivianos debido a la escasa venta.

Según el Día de Santa Cruz, La ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, indicó que la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) garantizará el kilo gancho a Bs 19.

Además, añadió  que se estaría importando dos containers por día, que equivalen a 20 toneladas de carne de res. “El apresto de Emapa para traer directamente por cadenas de frío, carne del productor ganadero que ha comprometido entregar a Bs 19 la carne faenada o sea el kilo gancho.

Entonces en los centros de abasto no debe haber más de Bs 4 de ganancia por kilo por cada comerciante”, enfatizó.

Según El Diario de La Paz, El incremento del precio de la carne de res pone en vilo las relaciones entre ganaderos y autoridades.

El Gobierno sostiene que el precio máximo al consumidor no debe ser mayor a Bs 23 el kilo; entretanto, los ganaderos cruceños advirtieron que una eventual importación del producto de los países vecinos resultará en los hechos más cara al consumidor respecto a la oferta nacional.

El vicepresidente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), José Luis Vaca, expresó su preocupación respecto a la carne que vaya a importar el Gobierno, pues estimó que esta podría ser de segunda calidad o de descarte, lo que, además, alentaría a la importación ilegal de este insumo.

Además, expresó sus dudas sobre si el Gobierno cuenta con los medios de transporte adecuados para concretar la operación, dado que el transporte de carne requiere de una cadena de frío.

Al respecto, Emapa, que comercializaría el producto, sostiene que no cuenta con la logística básica y que la venta al público incorporaría necesariamente a los detallistas.

Según página Siete de La Paz, La Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) alquilará frigoríficos para comercializar carne del oriente  directamente a los vendedores minoristas para que así baje el precio al consumidor final.

Un factor que no se menciona es la prensa local es el hecho de que la importación de carne es en realidad una nueva subvención que podría causar más daño a la economía nacional.

Si el estado compra de productores extranjeros, está compitiendo de forma desigual y hasta desleal con los productores bolivianos.

Esto afecta a toda la cadena productora en Bolivia, desde los veterinarios hasta los vendedores de insumos. Otro factor que debería preocupar a los Bolivianos es que esta es una receta venezolana.

Una receta que ha mostrado resultados muy pobres en Venezuela donde la carne escasea al igual que todo lo demás.

Tras una año de desastre ambiental producido como resultado de las lluvias, pero también de no haber presentado objeciones a la construcción de las represas brasileñas que resultaron en la inundaciones de tierras ganaderas, el gobierno boliviano está ahora enfrentado a los ganaderos.

Importar carne es subvencionar la producción de ganaderos extranjeros para competir con los ganaderos Bolivianos.

 

Comments are closed.