El precio del petróleo en el mercado internacional sea mantenido a pesar de la caída en los precios de otras materias primas como los metales.

El precio del oro ha estado cayendo, en lo que va del año se ha perdido casi 28% de su valor y sólo en el mes de junio el precio del oro cayó n 16%.

El 14,3% de las reservas internacionales está en las 42 toneladas de oro que tiene Bolivia. Las pérdidas que registra el metal significa que las reservas del BCB cayeron en $us 266 millones en 4 meses.

Para la minería en Bolivia la caída en los precios de los minerales  tiene algunas implicaciones muy serias. El estaño ha caído en casi 20%, la plata en casi 40% y el zinc en 13% en lo que va del año.

El tema de laminería sigue haciendo noticias en el país.

La semana pasada, el gobierno admitió que estaba usando los yacimientos mineros como abierto cohecho a cambio de los votos de los cooperativistas. Lo dijeron el ministro de Minería, Mario Virreira y el viceministro, Isaac Meneses.

El 21 de agosto de 2008, a través de la Ley 3925. El Gobierno de Evo Morales eliminó el financiamiento a los partidos políticos para las campañas electorales.

Hasta entonces y desde la década de los 1990 el presupuesto para este financiamiento de los partidos era de alrededor de US$10MM. Al momento de eliminar este financiamiento se estableció que estos fondos irían a apoyar un fondo para los discapsitados.

Pero el hecho de que se entreguen yacimientos a los cooperativistas a cambio de apoyo político, como lo sugieren el ministro de Minería, Mario Virreira y el viceministro, Isaac Meneses, abre una serie de cuestionamientos sobre el financiamiento de las campañas de los partidos.

Las reservas de mineral de la empresa minera Himalaya han sido estimadas en US$6.000MM. Estos serían recursos del Estado y habrían sido entregados como parte de una campaña electoral en este caso es sólo para financiar a un sólo partido.

Pero el costo no es sólo el de los US$6.000MM.

Estos yacimientos son del estado, aunque esto está en disputa con la Empresa Minera Himalaya (EMH). La EMH asegura que ellos habrían invertido alrededor de US$10MM en desarrollar los yacimientos y llevarlos al estado actual en el que son explotables.

Sin embargo, después de un avasallamiento violento en 2007, el Estado decidió intervenir para evitar derramamiento de sangre. La solución fue pasar el yacimiento a Comibol, se lo llegó a llamar nacionalizar la mina Hilalaya.

Es decir que si es verdad lo que dijeron el ministro de Minería, Mario Virreira y el viceministro, Isaac Meneses: resulta que la campaña 2014 de un sólo partido estaría siendo financiada con recursos de la nacionalización.

Nadie sabe realmente cuantos cooperativistas mineros hay en el país, pero se estima que son al menos alrededor de 120.000 y que juntos representarían alrededor de 360.000 votos.

Si dividimos los US$6.000MM entre este número resulta que cada voto estaría costando unos US$16.666; es un precio muy alto serían unos votos muy caros.

Si resulta cierto que las cooperativas están recibiendo estos yacimientos a cambio de su apoyo político quizá otros partidos políticos podrían exigir tratos similares para apoyar sus campañas electorales.

 

Comments are closed.