Los primeros días del año se van cerrando los recuentos de lo que fue el 2013 y empiezan las predicciones de lo que se viene en este nuevo 2014.

Este es un año electoral, por lo que casi todas las predicciones toman en cuenta la influencia que tendrá el factor político sobre las decisiones que deberían ser más económicas en su naturaleza.

Por ejemplo, es inminente el anuncio de la compra de un segundo satélite chino, porque el presidente Evo Morales ya le puso nombre mientras observaba, emocionado, el lanzamiento del Túpac Katari, cuya utilidad para el país todavía se desconoce.

Según un análisis de Humberto Vacaflor publicado en El Diario de la Paz, “la radicalidad de las medidas económicas en esta época electoral dependerán de las tendencias que vayan a detectar las encuestas: si el presidente-candidato estuviera pobre en preferencias, los golpes a la propiedad privada o a las empresas privadas serán más duros” Dice.

Desde esta perspectiva, algunos grupos como los cooperativistas y los avasalladores de tierras, los contrabandistas, los cocaleros ilegales, tendrían ciertas ventajas sobre sus rivales que pertenecen a la economía legal, simplemente porque representan más votos en las elecciones.

Por lo que la perspectiva de las elecciones a fin de año podría afectar negativamente a la ya golpeada seguridad jurídica en el país.

La minería seguirá sin el Código que se anuncia desde 2006, no habrá Ley de Hidrocarburos y la Ley de Inversiones tendrá otro año de espera.

La situación de las propiedades agrícolas en producción de Santa Cruz seguirá siendo incierta, con asaltantes que portan documentos del INRA, tratados con guante blanco por las autoridades, mientras los propietarios son obligados a reuniones de “conciliación” con los asaltantes.

Este fin de año se dio un nuevo caso de asalto o avasallamiento relámpago en el que un grupo de asaltantes se robó US$300.000 en insumos agrícolas.

De las empresas mineras que fueron asaltadas, y que suman más de 400, ya nadie se acuerda. Sólo las cooperativas tienen certeza de seguir operando, sin pagar impuestos.

Los efectos de las políticas economías influenciadas por el proselitismo generalmente no son buenos.

La prohibición a las exportaciones y el control de los precio internos para los productos del agro son un claro ejemplo. De una medida que en el largo plazo resulta dañina.

Según el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Demetrio Pérez. La producción de trigo cayó en 50% en la gestión 2013, por lo que estaría en riesgo la proyección del Gobierno para cubrir la demanda en un 90% hasta el 2015.

Los empresarios privados legales del país pidieron que el gobierno haga algo para reducir el ritmo de ingreso del contrabando, que está matando a la industria nacional, pero la alianza contrabandistas-gremiales tiene mucha influencia, tan grande como la cantidad de sus afiliados.

La economía legal podría entrar en crisis este año, como efecto de los menores precios. Sería la oportunidad para comprobar si la economía ilegal tiene espaldas suficientes para sostener la demanda interna, aunque el TGN quedaría desamparado.

El sector formal de la economía nacional sólo agrupa el 30% del empleo en el país según lo reveló el propio gobierno al justificar el doble aguinaldo. Pero este estor es el que paga los impuestos que nutren al Estado. Pero son minoría y en un año electoral llevan las de perder.

 

Comments are closed.