Una buena noticia para la economía de Bolivia llegó de la CEPAL que ha estimado un crecimiento económico de 5,5% para Bolivia en 2015.

El optimismo sobre nuestra economía a puertas de una crisis internacional del precio del petróleo y de otras materias primas tiene algunas explicaciones poco convencionales en Bolivia.

Una de las explicaciones es la economía informal y la economía ilegal, que brindan una liquidez adicional a nuestra economía.

Las exportaciones de oro metálico se disparan en 360%. En 2013, las ventas llegaron a $us 330 millones, pero a octubre fueron de $us 1.185,6 millones. Esto es doblemente extraño porque Bolivia no tiene la capacidad de producir tanto oro y porque el precio ha estado bajando.

Según Página Siete, las exportaciones de oro bajo la figura de desperdicios y amalgamas, que en 2012 se habían disparado a 1.096,1 millones de dólares, al año siguiente disminuyeron a 220 millones de dólares y en esta gestión prácticamente no figuran en las estadísticas del INE a octubre.

El exministro de Minería, Jorge Espinosa, recordó que en Perú hay un fuerte combate a la minería ilegal del oro por los problemas medioambientales presentados y es probable que se esté internando el mineral al país por la vía del contrabando.

Este dato inusual ayudaría a explicar cómo es que las exportaciones Bolivianas a octubre de este año aumentaron en 7,12% a pesar de la caída en los precios de las materias primas que exportamos legalmente. Para la balanza comercial el tema del oro es un oportuno salvavidas. Las importaciones crecieron en 14,9% a octubre de este año.

Según el INE el saldo comercial aun es positivo y equivale a US$ 2.465 MM, el oro misterioso sería la mitad de este saldo comercial positivo.

En Bolivia y la región el oro se usa para lavar dinero del narcotráfico.

El tema no es nuevo, el famoso narco colombiano Pablo Escobar tenía una operación en la que exportaba oro desde sus minas en Uruguay a Estados Unidos. Tanto exportaba que Uruguay llego a ser el segundo mayor proveedor de oro a EEUU. La clave aquí está en que Uruguay no tiene minas de oro.

En abril 2013 en Perú se descubrió que uno de los capos de la Mafia italiana había comprado una mina de oro para blanquear sus operaciones ilícitas ligadas al tráfico de cocaína.

En Perú la producción ilegal de oro detectado por la las autoridades de ese país pasó de US$1.019 millones a US$1.525 millones solo en los últimos 18 meses.

Este negocio en Perú esta estrechamente relacionado con Bolivia de hecho las cooperativas ilegales que operan en las zonas fronterizas van y vienen de un país a otro con el oro según donde es más barato comprar insumos para la extracción y según donde es más bajo el impuesto para exportar el mineral.

A diferencia de los billetes y monedas el oro es una excelente herramienta para los lavadores de dinero.

Es fácil de transportar y su origen no se puede rastrear. Es por esto que se lo usa cada vez como forma de blanqueo de dinero.

Esto explicaría este extraño fenómeno de un aumento en las exportaciones de oro cuando el precio está cayendo.

 

Comments are closed.