Esta semana se vio marcada por dos temas económicos que casi logran superar a la campaña política preelectoral que vive el país.

El primer tema es la discusión sobre un posible gasolinazo y el segundo es la muta que el Estado debe pagar a la Jindal. Ambos temas están relacionados.

Los propietarios de los vehículos indocumentados han pedio la renuncia de la presidente de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB), Marlene Ardaya, y demandaron la compensación de $us 5.000 por cada uno de sus motorizados.

Estos son autos ilegales que están en el país como resultado del contrabando, es como si los narcotraficantes trataran de ser compensados por las drogas que les son incautadas.

Pero más allá de la falta de autoridad que permite este tipo de pedidos irracionales, su argumento es económicamente viable.

Según análisis de la Fundación Suiza de Cooperación Técnica para el Desarrollo. Publicado hace algunos meses cada chuto le cuesta al estado algo más de US$8.000 anuales en subvenciones al combustible.

Por lo que pagar US$5.000 por retirar cada uno de estos vehículos sería una ganga para el estado. Pero esto nos tare al tema del gasto en la subvención que resultan tan cara para los bolivianos.

Según Humberto Vacaflor, Una profunda contradicción se dio en el gobierno a propósito de la eliminación de los subsidios al precio de los carburantes. Lo que se sabe es que:

• el presidente Evo Morales quiere que el gas de garrafa (GLP) no tenga un precio tan bajo en Bolivia y provoque un contrabando hacia el Perú y otros países vecinos,

• pero el vicepresidente Álvaro García Linera dice que los precios no serán modificados incluso si se eliminara la subvención,

• y el ministro de economía, Luís Arce Catacora, dice que la eliminación del subsidio será paulatina, gota a gota, pero que comenzará a partir de diciembre, dos meses después de las elecciones.

Todo esto es muy importante para Bolivia e incluso el proceso electoral porque aun existe el temor por un gasolinazo. Y en Bolivia cuanto más se niega un gasolinazo, más nerviosa se pone la gente.

El otro tema que dominó la, semana lo dio como primicia Sigo 21 y es el de la multa de US$22,5MM impuesta por la Cámara de Comercio Internacional que Bolivia debe pagar a la Jindal.

A pesar de desconocer inicialmente la autoridad de la cámara, ayer se supo que el estado boliviano habría nombrado uno de los tres miembros del tribunal de la CCI que dicto el fallo de la multa.

El tema Jindal y el tema del gasolinazo están relacionados porque. Ambos son resultado de la falta de hidrocarburos en el país. En el caso de los chutos es la falta de gasolina que debe ser importada y aumenta el costo del subsidio. En el caso de la Jindal es la falta de gas natural que es la razón por la que no pudo explotar el Mutún.

 

Comments are closed.