La Central Obrera Boliviana (COB) y la Confederación General de Trabajadores Fabriles de Bolivia (CGTFB) aseguran que el gobierno aprobaría el 1 de mayo un decreto que sancionará pecuniariamente y con la privación de libertad a los empresarios que incumplan las leyes laborales.

El secretario de relaciones internacionales de la CGTFB, Vitaliano Mamani, explicó que el proyecto está siendo redactado en la comisión normativa que se conformó con el gobierno en el marco del pliego petitorio de la COB con la finalidad de sancionar “aquellos empresarios que no respetan los derechos laborales y para que las empresas obligatoriamente tengan su sindicato”.

Otro de los beneficios para los trabajadores sería que. Si hasta hoy la vacación anual no es compensable en dinero, salvo el caso de determinación del contrato de trabajo, y tampoco puede ser acumulada, esta tiende a ser modificada por un decreto supremo que permitirá que las mismas sean acumulables.

Otro logro de los trabajadores sería la aprobación de otro decreto para brindar mayor seguridad e inamovilidad laboral.

Óscar Tapia, secretario de Finanzas de la COB y Rolando Borda, secretario general de la COD de Santa Cruz, adelantaron ayer que las medidas serán promulgadas mañana por el presidente Evo Morales.

En cuanto al tema salarial y a las propuestas del sector empresarial, dijo que es un caso cerrado y que se aplicará lo acordado con el gobierno, que establece un 10% al básico y un 20% al salario mínimo nacional.

Todos estos beneficios para los trabajadores se aplican únicamente a los trabajadores del sector formal. Cuando se anunció la sorpresa de fin de año de 2013 sobre el doble aguinaldo, los empresarios reclamaró por que no se les había dado tiempo para tomar previsiones para eso que significa un auemneto de más de 7% al salario anual.

Uno de los argumentos más poderosos en contra del doble aguinaldo era que generaría inflación. Pero fue el propio ministro de economía y finanzas Luis Arce quien descartó esta posibilidad. Dijo que los únicos beneficiados serían los trabajadores del sector formal y que estos son tan pocos que el efecto sobre la inflación sería mínimo.

El ministro dijo que apenas el 30% de los trabajadores de Bolivia están en el sector formal. Bajo esta lógica, las nuevas medidas a ser anunciadas este primero de mayo, sólo afectan a los trabajadores formales y deberían ser tan descartables como el efecto sobre la inflación.

Si la cifra oficial sobre los trabajadores formales en Bolivia es de 30%, un estudio independiente de la fundación Jubileo dice que la cifra es en realidad 21%.

Esto reforzaría la versión oficial de que todos los beneficios que se les da a los trabajadores del sector asalariado formal, en realidad es descartable porque simplemente son muy pocos.

Pero esto no es algo de lo que los bolivianos deberíamos estar orgullosos. Los trabajadores informales no asalariados tienden a ser menos productivos que los trabajadores formales.

El año pasado se supo que los trabajadores de Comibol son cuatro veces más productivos que los cooperativistas, que no son asalariados. Mientras que los trabajadores del sector privado de la minería son 39 veces más eficientes que los cooperativistas, cuando se trata de productividad.

La protección a los trabajadores y sus derechos es positiva, pero si esto no va acompañado de alguna política para asegurar que estas no sean únicamente un incentivo a la informalidad, el país está en riesgo de que más y más trabajadores terminen en el sector informal.

Esto es malo para los trabajadores, pues en el sector informal no tienen ninguno de los beneficios de salario justo, horas de trabajo justas, derecho a vacaciones, derecho a jubilación, seguros de salud y otros.

 

Comments are closed.