El ministro de economía ha estado dando de qué hablar durante el fin de semana.

Segú la agencia estatal ABI,  El  ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, aseguró ayer que el modelo “económico, social y comunitario productivo”, aplicado desde 2006 por la administración de Evo Morales, redundó en la reducción de 17 puntos porcentuales de la pobreza extrema, que castigaba al 30% de la población de Bolivia en 2005, según ABI.

El nuncio lo hizo basado en cifras presentadas por un organismo internacional y no en cifras nacionales, porque las cifras de la pobreza no se han levantado en Bolivia desde el 2007.

Desde entonces que el INE ha dejado de realizar la encuesta sobre pobreza y ahora se la calcula con una fórmula que incluye variables aleatorias como el multiplicados inflacionario del PIB. En fin que en la realidad ni con el último censo el INE podría dar una cifra creíble de la pobreza en Bolivia.

El ministro Arce también aseguró este fin de semana que el presupuesto para 2014 garantiza la subvención a los carburantes. Arce recordó el gasolinazo fallido de 2010 pero no dijo cuánto es lo que se prevé pagar por la subvención en 2014. Recordemos que sólo en importaciones de combustible el año pasado Bolivia gastó más de US$1.000MM.

Otro anuncio importante fue el de la inflación al  afirmar que no pasaría de 8%. Esto en efecto es el doble de la predicción inflacionaria de principios de año.

Hoy lunes, como es costumbre en este espacio, veremos la más reciente edición de la carta informativa Siglo 21. Que esta semana le presta especial atención a la coca y el Divorcio del Presidente Morales de la causa de la coca.

La semana pasada Morales dijo que ya no cree en el lema “causachun coca” (viva la coca) y ahora propone que los cocaleros cambien de cultivos.

La ruptura se produce cuando el presidente está en campaña para su tercer periodo presidencial y la coca boliviana ha sido condenada por un informe inédito que según Juan del Granado, declara legales sólo a 20% de los cultivos actuales.

Según del Garnado, el informe sobre la coca establece que sólo hacen falta 6.000 hectáreas para atender la demanda legal de la hoja de coca; lo que ha indignado a los cocaleros y puesto nervioso al presidente EMA.

Jimena Costa dijo este fin de semana que si se suman las cifras dadas por el gobierno sobre erradicación de cocales, se tiene que han sido eliminadas más de 60.000 hectáreas.

Y sin embargo se sigue hablando de las 32.000 existentes, que deben ser sometidas a un examen por parte de los cocaleros para saber cuántas deben quedar.

En efecto, será una reunión de productores de coca la que decida cómo se modifica la cifra de las 12.000 hectáreas legales y dónde se asignan las nuevas.

El presidente EMA ha ofrecido a sus amigos del Chapare que el gobierno aprobará una ley que fije en 20.000 el nuevo límite.

La economía de la coca es importante para la vida política del país pero es vital también para la economía. Se quiera o no el narcotráfico mueve enormes cantidades de dinero en la economía boliviana y da empleo a miles de personas de forma directa e indirecta.

Si algún día se publica el informe de la coca esté podría dar una idea más clara de cuanta coca realmente va al narcotráfico lo que también permitiría cuantificar el tamaño del negocio del narcotráfico que incentiva el contrabando, el lavado de dinero, la violencia, la presencia de grupos armados nacionales e internacionales y en general crea un ambiente poco atractivo para la inversión en la economía legal.

 

Comments are closed.