Los ojos del mundo estaban sobre los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, un cartel que controla el 30% de las exportaciones internacionales de petróleo del mundo.

Tras la reciente caída de los precios del petróleo algunos esperaban que la OPEP decida recortar sus cuotas de exportación para lograr controlar la caída del precio. La reunión terminó sin acuerdo y el precio siguió cayendo.

La propuesta venezolana de una reducción de 5% en la exportación de los países miembros de la OPEP fue rechazada por los representantes de los demás países.

Los principales opositores fueron los países árabes que consideran que el precio del petróleo encontrará su equilibrio sin necesidad de los recortes.

Y es que las relaciones entre los miembros no son de las mejores y la desconfianza es una de las principales características de la Organización.

Casi todos los miembros han sido descubiertos, o al menos acusados, por otros miembros de mentir en sus exportaciones declaradas. Es decir de mentir.

Más aún algunos de los miembros de la OPEP son en parte responsables por la reciente caída en el precio del petróleo. La principal razón para la caída es el aumento en la producción de petróleo shale de Estados Unidos. El presidente Venezolano Nicolas Maduro, llegó a acusar a EEUU de hacerlo a propósito para lastimar a la revolución bolivariana

Sin embargo, el efecto shale ha coincidido con un aumento en las exportaciones de Irán y Libia, estos países junto con Irak están exentos de restricciones a sus exportaciones, es decir que pueden exportar todo lo que puedan principalmente por que han enfrentado sanciones conflictos internos y guerra, respectivamente, que afectaron su capacidad.

Para completar la idea de una tormenta perfecta la economía mundial ha reducido el ritmo de aumento en la demanda de petróleo, en parte por menor crecimiento económico y en parte por una mayor eficiencia en uso sobre todo en los países desarrollados.

Aunque se habla de la posible disolución de la OPEP, ellos aún tienen mucho en común, principalmente su dependencia del petróleo.

La idea de los países Árabes que se oponen a reducir las exportaciones es que con estos precios tan bajos las empresas que extraen petróleo shale en EEUU tendrán que cerrar. Este es un plan de muy largo plazo.

El shale de EEUU tiene la ventaja de que está muy cerca del consumidor, y no necita viajar durante meses en barcos tanqueros. Otra ventaja es que sus costos de extracción están cayendo. Y esto es clave.

Se espera que el costo de extracción llegue a los US$65 en 2015. Esto es más caro que los costos de producción de casi todos los miembros de la OPEP, pero el costo de extracción no es tan importante para la OPEP como el precio que debe alcanzar el petróleo para poder cubrir su presupuesto.

Los excesivos gastos de estos gobiernos los hacen vulnerables. Mientras las empresas de petróleo shale de EEUU solo tienen que cubrir sus costos de US$65 el barril.

Libia necesita un precio Brent de US$185 el barril para evitar déficit en su presupuesto 2015, para Venezuela el mínimo es de US$117, para Irán es US$130.

En el caso de Bolivia el presupuesto de 2015 fue calculado con un precio promedio de alrededor de US$90el barril y esto de del WTI que esta mañana cotiza en US$68 el barril.

punto de quiebre opep 2015

 

Comments are closed.