Siete funcionarios gubernamentales, entre ellos el asesor jurídico del Ministerio de Gobierno, fueron detenidos por integrar una presunta red de corrupción con posibles nexos en el sistema judicial y extorsionar al empresario estadounidense Jacob Ostreicher, recluido en la cárcel de Palmasola desde hace más de 18 meses.

El caso de corrupción empezó a desenredarse con la evidencia de que algunos funcionarios habrían vendido la propiedad incautada a Ostreicher. Se trata de un estadounidense que vino al país a invertir en el sector agrícola; es un productor de arroz, por lo que los bienes incautados eran arroz.

EL caso es importante por el alto número de funcionarios del gobierno implicados pero desde el punto de vista económico muestra también lo poco atractivo que es Bolivia para las inversiones agrícolas.

Otro ejemplo de las desventajas que enfrenta la producción agrícola en el país fue mencionado ayer por el dirigente cañero del ingenio azucarero Unagro, Vitaliano Mamani.

Mamani advirtió ayer que al menos 4 millones de quintales de azúcar están en riesgo de echarse a perder por la falta de autorización para su exportación.

Otro caso de desincentivo a la inversión en la producción agrícola fue se ha presentado en Santa Cruz: según El Deber, más de 30 productores de soya y maíz le han pedido a la Cámara Agropecuaria del Oriente que los represente frente a las autoridades del INRA, de los ministros del área productiva y en lo posible frente al primer mandatario.

Se quejan por la toma de 51 predios productivos en distintas localidades de Santa Cruz en una escalada de violencia de algunos grupos de personas que llegan hasta sus propiedades y toman posesión de sus tierras.

Los agricultores, la mayoría brasileños y en menor cantidad bolivianos, por lo que la cancillería de Brasil está en alerta.

Mientras la inversión en Agricultura está amenazada por estos factores de inseguridad jurídica, como las prohibiciones a las exportaciones, lo avasallamientos y la extorción de funcionarios corruptos, la situación de la producción está empeorando.

Un ejemplo son los informes sobre el incremento de precios de los alimentos en los mercados locales, un medio chochabambino dice que el precio de la papa ha subido en 28%.

Mientras tanto los productores de pollo culpan a los comerciantes por el incremento del precio, aunque es sabido que el precio internacional del maíz y el trigo; principales ingredientes del alimento balanceado para los pollos, está subiendo. Y Bolivia sigues siendo un importador neto.

En otros temas, ayer en la conferencia “Realidad y perspectivas de la economía nacional”. Algunos reconocidos economistas formularon algunas críticas a la forma en la que se maneja la economía del país.

Horst Grebe, dijo que a pesar de las cifras macroeconómicas jamás vistas en la historia económica del país, el crecimiento económico de Bolivia no supera el 5 a 6% debido a su estructura económica informal.

El reducido crecimiento muestra “una ineficiencia extraordinaria del Gobierno en administrar adecuadamente los recursos que ingresan, cuando otros países con cifras económicas modestas tienen crecimiento del 7 por ciento, como Perú”, sostuvo Grebe.

Roberto Laserna, dijo que “estamos atravesando un proceso de desperdicio de la mejor y mayor oportunidad de desarrollo y crecimiento que ha tenido nuestra economía en su historia”.

Según Los Tiempos de Cochabamba: el analista económico René Recacochea, señaló que el país no crece como debiera debido a la mala administración de los recursos extraordinarios que están ingresando al país, particularmente por las exportaciones de hidrocarburos y minerales y también de manufacturas industriales, aunque más modestamente.

“Me da la impresión que estamos pasando por alto una magnífica oportunidad de designar la riqueza que generamos a mejorar la capacidad productiva del país”, sostuvo.

En materia de comportamiento económico a futuro, Grebe vislumbra pocos cambios para 2013 con realación a los últimos tres años, considerando que el 2014 será “excesivamente electoral”, con un despilfarro de recursos del Estado.

 

Comments are closed.