Se está dando un descontrol en los anuncios que hace YPFB sobre las reservas de gas natural y las proyecciones de exportación, anuncios que parecen formar parte de un fervor electoral más que a la realidad.

El presidente de YPFB, Carlos Villegas, acaba de decir que las reservas “prospectivas” del país llegan a 60 TCF, es decir seis veces más que ahora.

Sin embargo, el reconocido experto Boris Gómez Úzqueda, acaba de decir en una columna de prensa que en lo que va de este gobierno no hubo actividades de exploración y menos de perforación en busca de nuevos yacimientos.

Según Humberto Vacaflor, ha surgido una ola de ofertas de venta del gas boliviano que no contradictorios a la realidad del país.

El presidente Evo Morales insiste en que el país puede vender gas natural a Centroamérica, el vicepresidente dice que la oferta boliviana puede llegar hasta Europa para reemplazar el gas ruso que ha comenzado a escasear por razones políticas. ¡Y el propio Villegas ha llegado a decir que Bolivia podría atender la demanda insatisfecha de gas que se registra en América latina!

Esto en lo que se refiere a mercados; y por supuesto se deben hacer anuncios igualmente fantásticos sobre la producción.

Es posible que por la campaña electoral, YPFB Deba hacer anuncios de nuevos descubrimientos al ritmo de uno por semana.

Lo que llevó a YPFB a cometer (Lo que Vacaflor llama) una aberración: decir que un campo supuestamente descubierto mediante sondeos y preliminares trabajos de sísmica, en Huacareta, tiene reservas de 16 TCF.

El presidente interino de YPFB, Llegó a decir que los 51 proyectos de exploración dan una “propsectiva” de que el país cuente con 60 TCF de reservas de gas.

Hay dos realidades de las que no se está hablando en los anuncios la primera es que la demanda interna no se está atendiendo como lo indica la Constitución Política del Estado. Es decir primero la demanda interna y luego las exportaciones.

La demanda interna debe incluir lo que necesita el Mutún (10 MM m3d), las cementeras (6 millones), el consumo domiciliario no atendido (2 millones), el creciente consumo de gas vehicular (¿).

Esto en cuanto al consumo. El segundo factor es que hasta ahora se ha estado explotando yacimientos encontrados el siglo pasado y este gas llegará a su pico de producción en 2017 y de allí adelante la producción empezará a caer.

Los recientes anuncios de nuevos hallazgos, aun si resultan ciertos, entrarían en producción demasiado tarde como para evitar una caída en los ingresos por la venta de gas.

 

Comments are closed.