Ayer se debía realizar una reunión presidencial  entre Evo Morales y el presidente de Perú Ollanta Humala.

Una reunión de dos presidentes no había sido cancelada nunca con tan poca anticipación.

El propósito del encuentro del presidente boliviano Evo Morales con su par peruano, Ollanta Humala, era el de analizar la construcción de una megapuerto en Ilo y las mejoras para las exportaciones bolivianas, así como la construcción de un ferrocarril que conecte las fronteras de Bolivia y Brasil hasta Ilo.

La ministra de Comunicaciones, Amanda Dávila, dijo que todos los países de la región tienen sus agendas “un poco festivas” por estos días y que el encuentro se haría después de carnaval, aunque no dio fecha.

Pero la culpa no es sólo del Carnaval. Cuando se trata de relaciones internacionales el carnaval no es un pretexto valido para cancelar una reunión tan importante.

La política exterior boliviana había señalado que, en vista del triunfo peruano en La Haya en su diferendo marítimo con Chile, Bolivia debía volver a mencionar el puerto de Ilo como la alternativa a los puertos chilenos. Es una visión por lo menos ingenua pero sobre todo desinformada.

Las relacione económicas entre Perú y Chile son muy fuertes y buscar a Perú como aliado de Bolivia frente a Chile en un tema comerciales es muy difícil.

• Perú y Chile forman parte de la Alianza del Pacífico, convertida ahora en la asociación de integración económica más vigorosa de América.

• Por un acuerdo más obvio que reservado, los dos países decidieron tomar La Haya como un punto de partida para una nueva era en sus relaciones, pensadas sobre todo en el desarrollo económico.

• Perú es el principal destino de las inversiones chilenas en el extranjero, lo que fortalece los acuerdos tácitos entre ambos países.

En otro tema importante para la economía nacional: Según el Departamento de Estado de EEUU, en su informe 2013 sobre el respeto a los derechos humanos en todo el mundo. América latina enfrenta varios desafíos.

El Día de Santa Cruz reproduce las partes sobre salientes del informe que denuncia también la represión de disidentes en Cuba y China, la concentración de poder en Venezuela y las restricciones a la libertad de expresión en Ecuador, además de la falta de elecciones libres en Irán, la “deplorable” situación de derechos en Corea del Norte y los “atroces” abusos en Siria.

Según el informe, los problemas más graves en materia de derechos humanos en Bolivia, “incluyen la corrupción generalizada y la ineficiencia en la aplicación de la ley del país y el sistema judicial”, así como la denegación de un juicio público justo y oportuno, y la violencia contra las mujeres.

“Otros problemas de derechos humanos incluyen duras condiciones carcelarias, las restricciones a la libertad de expresión y de prensa, la falta de transparencia en el Gobierno, la trata de personas, y la falta de seguridad jurídica”, indica el informe del Departamento de Estado.

Este tipo de informes ha sido criticado por varios países que sugieren que EEUU no está en condiciones de criticar a nadie sobre respeto a los derechos humanos, después de las denuncias de tortura y espionaje cometidos por EEUU.

Pero el peso del informe del Departamento de Estado es importante para la economía de países como Bolivia porque es tomado en cuenta para la elaboración de los índices de libertad económica y de facilidad de hacer negocios y varios otros que son usados por los inversionistas como una guía para realizar inversiones.

 

Comments are closed.