Carlos Villegas, Presidente de YPFB, Anunció ayer el plan 2014 de la empresa estatal.

El consumo de diesel para la gestión 2014 será de 1,7 millones de metros cúbicos, según los cálculos de YPFB;

Bolivia produce 777.000 metros cúbicos y requiere importar 956.000 metros cúbicos que representarán unos $us 900 millones, Dijo Villegas que no mencionó cual era la estrategia detrás de la nueva dependencia en la importación de diesel.

El año pasado Bolivia dejó de comprar diesel de Venezuela y convirtió a Chile en el principal proveedor de diesel para Bolivia.

En cuanto a gasolina, el país produce el 74,6% de lo que consume y por tanto debe importar el restante 25,3%; ese porcentaje establece que produce 1.011 millones de metros cúbicos e importará 343.000 metros cúbicos.

Villegas no mencionó cuál es el plan de YPFB para revertir la tendencia en la producción de Petróleo que ha caído a menos de la mitad desde 2006.

En cuanto al Gas Licuado de Petróleo (GLP), el presidente de YPFB dijo que el país será autosuficiente en ese carburante y que existe un remanente que será destinado a la exportación. Esta es una antigua promesa que se podría hacer realidad este año y sería una buena noticia mientras no escaseé el gas para los bolivianos.

Respecto a la oferta y demanda de gas natural, Villegas explicó que la oferta será de 64,75 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d) y se dividirá en dos:

·El mercado interno del país requerirá de 11,84 MMm3/d

·y el mercado externo de 58,47 MMm3/d;

Para esto Villegas asegura que ya se inició la negociación con Brasil para venderles otros 2,2 MMm3/d a través del gasoducto de Cuiabá, sin embargo, dijo que esas negociaciones tendrán resultados en unas semanas más.

Desde Brasil llega una noticia relacionada: el anuncio de que Brasil anunció la inauguración de su tercera planta de regasificación de gas natural licuado en Baía de Todos os Santos.

Con su entrada en operación, la capacidad de regasificación de gas natural de Petrobras aumenta desde 27 millones de m³/día hasta 41 millones de m³/día, lo equivalente a casi una vez y media la capacidad de importación de gas de Bolivia.

Si bien el GNL que compra Brasil y también Argentina, compite con las exportaciones Bolivianas de gas natural, esta no es necesariamente una mala noticia para Bolivia.

No olvidemos que a Bolivia le falta gas para el consumo interno. La constitución asegura que se debe dar prioridad al consumo interno pero en la realidad esto no se cumple. El proyecto de explotación del Mutún fracasó por la falta de gas para la industrialización en Bolivia.

El gas Boliviano sólo alcanza para una de tres fábricas de cemento que están listas para operar en Santa Cruz. Y los parques industriales de al menos tres departamentos de Bolivia reciben menos gas del que requieren.

Según el propio Villegas, un tema pendiente es la exploración de hidrocarburos. Mientras no se resuelvan esas trabas, no se podrá elevar las reservas y se seguirá importando combustibles.

Villegas mencionó la consulta indígena como una de las trabas en este propósito.

Bolivia ha estado viviendo de exportar el gas encontrado hace más de diez años y ese gas se está acabando. Por eso es importante encontrar nuevas reservas.

 

Comments are closed.