El nuevo pleito entre Bolivia y Argentina por el pago del gas que Bolivia envía a Argentina empezó como un pinchazo político de un embajador que se marchaba tras la derrota del peronismo en las últimas elecciones presidenciales en el vecino país.

Entones el embajador saliente dijo que Argentina con el nuevo gobierno dejaría de comprar nuestro gas, porque según él, su país sólo compraba nuestro gas por un favor político entre dos paridos de gobierno que tenían ideas afines.

Luego, tras años de negar el hecho, el ministro de energía de Bolivia dijo que Argentina nos debe varios meses de pago por el gas aunque no recordaba la cifra exacta. A los pocos días vino el ministro de economía que tampoco recordaba la cifra exacta pero dijo que era alrededor de US$ 300 MM (que son como tres meses de exportaciones). Entonces resultaba difícil culpar al nuevo gobierno de no pagar porque sólo habían estado en el cargo por dos semanas.

Sin embargo, surgió la posibilidad de suspender los envíos de gas hasta que paguen. Ahora el nuevo gobierno de Argentina ha pagado, según nuestro vicepresidente, alrededor de US$25MM.

El tema se está volviendo delicado por las reacciones en Argentina ante la amenaza, percibida, de que les cortaríamos el suministro de gas.

El tema es complejo. Pero por razones totalmente diferentes a las ya mencionadas.

Las reservas de gas de Bolivia, tal como se encuentran en este momento apenas alcanzan para cumplir con los compromisos de venta actuales. Esto incluye los compromisos con Brasil.

En este tema estamos negociando una renovación para cuando se venza este contrato en 2019.

Volviendo al tema argentina, según el contrato debemos aumentar el volumen de exportación de los 17 MMm3d día a 27 MMm3d hasta el 2017 y mantener este nivel hasta el 2027.

Con las reservas actuales esto sería apenas posible y con los niveles de extracción actuales sería imposible. Por ahora no podemos enviar este gas porque Argentina ha descuidado la construcción de un gasoducto, aunque hay expertos que aseguran los envíos se podrían logra refaccionando los ductos ya existentes.

Si no podemos cumplir con los envíos, el contrato dice que debemos pagar por el gas equivalente y una multa. Es decir que tendríamos que pagar por gas que llegue a Argentina por sus dos puertos de GNL en Bahía Blanca y Escobar.

Con los niveles actuales de envíos nuestros y precios del GNL Bolivia pagarían lo mismo que recibe por el gas. Otra opción sería comprar el GNL de Chile que resulta más barato (El GNL en el pacifico es más barato que en el atlántico).

Pero esto sería aún más traumático para Bolivia que terminaría comprando gas a Chile para cumplir con los compromisos con Argentina.

Esto pone en contexto la urgencia y necesidad que tiene Bolivia por encontrar nuevos yacimientos de gas.

 

One Response to 28 diciembre 2015 – Análisis Económico

  1. otto Freudenthal dice:

    Mi pregunta es a partir de que precio ya No es rentable el l extraer o explorar nuevos yacimientos ..