El precio del petróleo en Europa se ha disparado como consecuencia del conflicto en Siria. El brent a aumentado en casi 5% en lo que va del mes y se cotizaba esta mañana en 115,47 US$/barril.

La producción de petróleo de Siria es reducida, no es un gran productor y en todo caso, sus exportaciones están paralizadas desde el principio de conflicto.

Sin embargo, el conflicto ya ha afectado la estabilidad en Irak, el segundo mayor productor de la OPEP, donde el flujo de refugiados sirios ya han generado rivalidades sectoriales en el país.

Arabia Saudit, el mayor exportador mundial de petróleo del mundo e Irán, ah apoyado a lados opuestos del conflicto sirio. Arabia saudita apoya a los rebeldes Sunitas e Irán apoya al gobierno Shita. Por lo que la tensión sectaria ha aumentado en toda la región.

La Bolsa de Dubái perdió un 7,01%, su mayor retroceso diario desde la crisis de 2009, y la de Kuwait cayó un 2,92%, con pérdidas en los sectores inmobiliario, industrial, energético y de servicios financieros. El mercado bursátil de Arabia Saudita, el mayor del mundo árabe, cerró en baja del 2,83%.

el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se prepara para ordenar un ataque relámpago contra arsenales y búnkeres sirios. La operación, con misiles lanzados desde buques en el Mediterráneo, sería de solo dos o tres días, según revelaron algunos medios como el Washington Post y NBC News.

El ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid Moallen, advirtió a las potencias occidentales sobre las consecuencias de una intervención militar ante la sospecha de uso de armas químicas en el país. Y afirmó que tienen “los materiales para defendernos. Vamos a sorprender a los demás”, señaló tras negar que su nación está obstaculizando los inspectores y advirtiendo a los líderes occidentales contra un ataque.

En Bolivia mientras tanto el sector minero está haciendo noticias nuevamente. A cuarenta años de la primera “relocalización” de trabajadores de la minería estatal, ahora se vuelve a presentar una crisis que podría llevar a la segunda relocalización.

Lo dijo la semana pasada el presidente de Comibol, Daniel Hurtado: la empresa no tiene utilidades y está virtualmente en quiebra. Hurtado llevaba apenas dos meses en el cargo cuando se dio cuenta de la situación de la empresa minera estatal.

El comentario le costó el cargo. Marcelino Quispe juró ayer como nuevo presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) en medio de un conflicto con los trabajadores que exigen 8%de incremento salarial, retroactivo a enero.

El ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira, posesionó ayer a Quispe y dijo que la posesión forma parte de la anunciada reestructuración de Comibol que, aseguró, viabilizará el incremento salarial de sus trabajadores y agrupará a los mejores profesionales mineros del país para fortalecer la minería en Bolivia.

“El incremento salarial en la Comibol se dará una vez que se haga la reestructuración de la Comibol. Una vez que se dé esa reestructuración, con seguridad que vamos a tener la oportunidad de tener personal especializado en la Comibol, con altos niveles salariales y equiparables con lo que tenemos en el mundo de la minería”, dijo Virreira citado por ABI.

Sin embargo, las situación de la empresa está lejos de ser resuelta con un cambio de presidente. Las nuevas previsiones de la ley de minería parecen indicar que seguirá perdiendo yacimientos y recursos a las cooperativas mineras y las inversiones en Comibol están paralizadas.

 

Comments are closed.