La legislación de Indonesia que no permite la venta de estaño que no sea registrada a través del Mercado Indonesio de Materias Primas y Derivados (ICDX por sus siglas en ingles), ha resultado en una fuerte reducción en las exportaciones de estaño del mayor exportador mundial y esto ha tenido un claro efecto sobre el precio internacional.

Las exportaciones Indonesias caerán 12% de agosto a septiembre y el precio podría alcanzar 11,40US$/libra fina según el estatal Timah.

A pesar de los altos precios del estaño en Bolivia no queda claro si la minería estatal aun es rentable.

El ministro de Minería, Mario Virreira, dijo que estaba equivocado el anterior presidente de Comibol, y que todas las empresas estatales mineras tienen utilidades.

Pero ayer se inició una huelga de los empleados de la oficina central de Comibol y la mina Colquiri, porque no reciben ni salarios ni el aumento dispuesto por el gobierno.

Lo que faltaría explicar entonces es; por qué si estas empresas estatales, que según el ministro Virreira son rentables, no les pagan sus salarios a sus empleados y no cumplen con el decreto que ha obligado a todas las demás empresas del país a aumentar el salario de los empleados en 8% desde enero de este año.

El sector estatal está en una situación de incertidumbre, mientras el sector privado se queja de acoso y falta de seguridad jurídica. Pero hay otros sectores que parece gozar de mejores condiciones.

La página de economía y finanzas de EL DIARIO de La Paz sugiere que: Mientras los sectores ilegales siguen recibiendo ventajas, como el poco control de la coca y sus derivados, las ventajas para las cooperativas mineras y el fortalecimiento del “régimen simplificado”, empresarios del sector formal denuncian acoso y persecución.

Daniel Sánchez, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) dijo que el sector formal de la economía sufre un verdadero “acoso tributario”.

Mario Yáfar, presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) acaba de decir que la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas, aplica una excesiva fiscalización, y se inspira en la “tramitología”.

Y que todo eso, combinado con la arrolladora competencia del contrabando, desincentiva las inversiones legales en el país.

Esto es confirmado por el ránking de las mejores ciudades de América latina para hacer negocios. De las 46 ciudades tomadas en cuenta, La Paz está en el puesto 38 y Santa Cruz en el 45.

Esto porque los asaltos a las minas en el altiplano paceño y de predios agrícolas en Santa Cruz no tienen ni freno ni sanciones.

Todo el territorio, y no solamente esas dos ciudades, tiene mala imagen internacional para los inversionistas porque faltan las leyes básicas, como la ley de inversiones, de hidrocarburos y de minería.

Los únicos beneficiados con la falta de leyes claras son quienes no tienen intenciones de cumplirlas. Me refiero al sector informal o ilegal, ya que es ilegal no pagar impuestos. Sectores como el contrabando y el narcotráfico, que en ocasiones trabajan juntos, y son los beneficiados con la falta de seguridad jurídica.

 

Comments are closed.