La OPEP será la noticia económica más importante del día. Todos los ojos estarán hoy en Viena y los posibles resultados de la reunión de los Países Exportadores de Petróleo.

La organización que fue creada en 1960 tiene hoy la tarea de definir si reduce o no sus exportaciones de petróleo.

Los ministros de energía de Venezuela y de Irán han estado de visita por en visita con los demás miembros del grupo para lograr un consenso para la reducción en las exportaciones.

El precio del petróleo está en su nivel más bajo de los últimos cuatro años y esto afecta negativamente a las economías que dependen de la exportación de petróleo.

Entre los países miembros no todos son afectador por la caída en el precio de la misma forma.

Venezuela es uno de los más afectados pues su presupuesto necesita de un precio por encima de los US$ 110 el barril.

Arabia Saudita puede llegar hasta los US$60 el barril por lo que la necesidad de reducir los precios no es tan urgente.

Los esfuerzos de los países de la OPEP que quieren reducir la producción no se ha limitado a otros miembros. Rusia y México también han sido consultados para formar parte de una alianza para frenar la caída del precio del petróleo. Pero por ahora no se ha logrado ningún acuerdo, a pesar de que el precio ha caído por debajo de las previsiones presupuestarias de ambos países que son también grandes exportadores de petróleo.

El precio es importante para Bolivia que es un importador de petróleo. A nosotros no conviene un bajo precio por que asi reducimos los gastos en importar Diesel, que le compramos a un muy alto de Chile, al igual que la gasolina y el jet fuel.

Por otro lado el precio del gas natural que vendemos a Brasil y Argentina está ligado al precio del petróleo en EEUU y en menor proporción al de Brent que se usa como referente en Europa.

La caída en el precio del petróleo significa menos recursos para Bolivia, especialmente para los municipios y gobernaciones.

La caída en el precio afecta los ingresos y tiene también un efecto de lago plazo que es más peligroso aún. Los bajos precios, y los compromisos internacionales especialmente con Argentina, no obligan a aumentar la extracción de gas natural.

Esto no es tan fácil como abrir una llave de paso. Acelerar el ritmo de extracción generalmente afecta la productividad total de los yacimientos tanto de petróleo como de gas natural. Mientras en Bolivia estamos muy apurados por aumentar la extracción de gas, no se le hadado la misma importancia a encontrar nuevos yacimientos. Pero sobre todo no se le ha dado suficiente presupuesto a la exploración.

Para el próximo año se contemplan varios proyectos que demandan más gas, como las refinerías, y la planta de urea, también está un aumento del uso del GNV y las instalaciones domésticas. También se debe aumentar los envíos a Argentina y esta la instalación de varias termoeléctricas.

Todo esto y un sólo sitio de exploración.

El gas que usamos es el resultado de una fuerte época de inversión en exploración en los 1990 se ha tardado desde entonces en ponerlos a producir y ahora estamos llegando a su pico de producción.

Según YPFB el pico de producción será alcanzado el 2015. Esto quiere decir que a partir de este año se extraerá cada vez menos gas.

 

Comments are closed.