Los precios de las materias primas siguen cayendo aunque esta nueva racha no alcanza a hacer mella en el súper ciclo, que significa el incremento sin precedentes en los precios durante los últimos 8 años.

EL súper ciclo de los precios de las materias primas llego en un momento en el que Bolivia había descubierto grandes reservas de gas natural y se encontraba en condiciones de aumentar su producción.

De hecho seguimos explotando esas reservas y también las condiciones de excelentes precios internacionales.

Según el gerente nacional de Administración de Contratos (GNAC) de YPFB Corporación, Edwin Álvarez en enero los ingresos de YPFB aumentaron en 17% con respecto a enero de 2012 y el Estado recibió US$281,2MM por concepto de pago de Regalías, Participación e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), en el primer mes de 2013.

En palabras de Álvarez, “El aumento de producción certificada y el incremento de precios en la comercialización de gas natural a los mercados de Brasil y Argentina, son las variables que contribuyeron a esta significativa renta petrolera”.

Con la bonanza de precios que ha beneficiado los ingresos nacionales hay muchos que cuestionan la reciente política de endeudamiento en la que se han embarcado las autoridades del sector económico.

Según El Diario de La Paz, el Gobierno inició ayer las reuniones técnicas en el mercado de capitales de Wall Street (Nueva York) Estados Unidos, para concretar la colocación de la segunda emisión de bonos soberanos por un monto de 500 millones de dólares, confirmó ayer el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Según el economista Julio Alvarado, la primera emisión de bonos en casi cien años incrementó sin motivo la deuda externa en una época de bonanza y es un regalo de 240 millones de dólares al capital financiero transnacional, que este año se traducirá en 480 millones de dólares, en la segunda emisión, medida considerada “neoliberal”, por los gobiernos latinoamericanos de línea socialista.

El tema fundamental en cualquier operación de crédito, es la capacidad de repago. Y esta es la otra paradoja del sistema de endeudarse cuando tenemos ingresos muy grandes. Y es que la deuda deberá ser pagada en el futuro y aun no sabemos si en el futuro los ingresos seguirán batiendo records.

Si el súper ciclo de os precios de las materias primas llega a su fin los ingresos por exportaciones de materias primas de Bolivia podrían caer tan rápido como subieron.

Pero hay otro problema, aun mayor, cuando se trata del gas natural de Bolivia y es que las reservas no han aumentado y durante el alza de los precios internacionales del petróleo y por lo tanto de nuestro gas, Bolivia se ha estado comiendo las reservas y no las ha ido renovando

En el curso de una semana dos países vecinos tuvieron buenas noticias de sus empresas petroleras: Brasil encontró un nuevo (y son varios) campo mar adentro y Chile encontró un yacimiento de gas en el sur.

Y hace un mes, Paraguay informó que estaba explotando gas de un campo recién descubierto y preparaba nuevas exploraciones, muy cerca de la frontera con Bolivia.

Incluso Argentina está produciendo noticias sobre avances en el sector petrolero: El campo El Orejano, de gas en lutitas (shale gas) perteneciente a la formación Vaca Muerta comenzará a inyectar gas a los ductos argentinos. Es un campo que pertenece sólo a YPF.

En cambio, en Bolivia no tenemos noticias de nuevos campos descubiertos desde que las petroleras perdieron el interés.

Un titular de la prensa cochabambina de hoy da cuenta de que el más reciente pozo exploratorio de YPFB, el Ingre X2 en Chuquisaca,  no dio ni agua como resultado.

YPFB confirmó la inexistencia de hidrocarburos, algo que antes ya había constatado la brasileña Petrobras.

Sin nuevas reservas de gas las posibilidades de poder pagar las deudas que aumentan se hacen más remotas.

Claro que hay otro problema que podría ser aun mayor que es la falta de gas para el consumo interno.

Las futuras generación se preguntaran cómo es que la herencia de este periodo de bonanza de precios es una mayor deuda y menos gas para los bolivianos.

 

Comments are closed.