El mercado de materias primas internacional está cayendo de forma generalizada debido alas cifras más conservadoras sobre la recuperación económica de los países ricos y también de la desaceleración en el crecimiento de los países en desarrollo.

El precio del petróleo ha estado cayendo durante los últimos dos meses esto a pesar de la reciente actividad del grupo extremista conocido internacionalmente como ISIS.

Una de las explicaciones es que ISIS aunque ha logrado el control de algunos pozos petroleros en Siria e Irak, no se ha convertido en una verdadera amenaza al flujo de petróleo de la región. A esto se le suma el aumento de producción en EEUU que ayuda a quitar la presión sobre el suministro.

Esto afecta a algunas economías más que a otras. Por ejemplo, como va el petróleo, así va la economía Venezolana y en septiembre la demanda de los bonos del estado venezolano junto con los bonos de la estatal petrolera Pdvesa S.A. cayeron dramáticamente.

Los inversionistas culpan a la falta de decisión política para implementar cambios económicos y los bajos precios del petróleo.

“. La editorial de la revista británica The Economist asegura que hay riesgo de que Venezuela entre en cesación de pagos.

El tema es importante para Bolivia no sólo porque estamos siguiendo los pasos de Venezuela en el camino al socialismo del siglo XXI, que por ahora parece el camino al desastre, sino también porque el precio del petróleo afecta al precio de venta del gas boliviano.

Más aun al igual que en Venezuela, la mala administración empieza a poner en riesgo la estabilidad económica.

La calificadora de riesgo Fitch Ratings dice en su más reciente informe sobre Bolivia que “dada la ausencia en el desarrollo de nuevas reservas, Bolivia podría enfrentar restricciones a su capacidad de cumplir con el abastecimiento de gas para el mercado interno y las exportaciones a Argentina y Brasil entre 2017 y 2018”.

Esto no afectara el precio del gas que Bolivia exporta a Brasil y Argentina, pero si afectará los ingresos del país a mediados del próximo periodo de gobierno.

El efecto de los bajos precios de las materias primas no sólo se limita a los hidrocarburos.

El precio del oro cayó a su punto más bajo de los últimos nueve meses y los analistas empiezan a hablar de un punto en el que algunas operaciones mineras deberán cerrar.

Hasta ahora la minería del oro internacional se había dedicado a invertir en mejorar las operaciones y hacerlas más eficientes para tratar de lidiar con los bajos precios.

Algunas han estado almacenando mineral en espera de una mejoría en el precio. Sin la recuperación sólo queda cerrar. Que es una opción que se usa con frecuencia cuando una empresa empieza a perder dinero.

En Bolivia ninguna de estas estrategias son utilizables en el sector público. Cuando los precios del estaño por ejemplo bajan, Comibol vende más mineral en lugar de esperar al mejor precio internacional. Más aun cuando el precio está alto, se almacena mineral para cuando caiga.

Suena absurdo y lo es. Pero los administradores argumentan que se debe vender más cuando los precios están bajos para poder cubrir los costos de operación.

Lo ideal sería reducir los costos cuando el precio cae. Pero eso es imposible para la minería estatal como lo demostró Huanuni al rechazar la propuesta de jubilar a algunos trabajadores.

Al no poder reducir costos y almacenar mineral cuando el precio es alto para tener qué vender cuando caiga no funciona porque la caída es muy fuerte y muy sostenida entonces se pierde dinero.

Cuando una empresa estatal pierde dinero pierde dinero de todos los Bolivianos que deben pagar a los trabajadores de una empresa que no puede cubrir sus propios costos de operación.

La minería en Bolivia está bajo extraordinaria presión en este periodo electoral. El gobierno ha anunciado créditos para las empresas que forman parte de Comibol (en este mes se han anunciado al menos US$45 millones en créditos) lo que podría cubrir algunas de las deudas inmediatas, sin embargo después de las elecciones podrían llegar decisiones más drásticas.

Los precios de los minerales están cayendo y las respuestas deben esperar a las elecciones.

 

Comments are closed.