El precio del petróleo cayó a su nivel más bajo de las últimas 7 semanas. Detrás de esta reducción en el precio está la desconfianza sobre el crecimiento económico de los países ricos y sobre todo de las medidas de incentivo económico de EEUU.

El plan de inyectar más dinero en la economía de EEUU podría tener un efecto menor al esperado, dice el análisis de la banca local. Esto significa un menor consumo de petróleo. A esto se le suma el aumento en las reservas estratégicas de petróleo de EEUU que han estado subiendo por encima de lo esperado.

Todo esto quiere decir que la economía del norte no reaccionará tan pronto como se esperaba. Sin embargo, el precio del petróleo aun representa buenas noticias para los bolivianos, ya que se espera que termine el tercer trimestre con un alza del orden del 10%.

Esto es una buena noticia para Bolivia ya que fijamos el precio de venta de nuestro gas a Brasil y Argentina de forma trimestral y de acuerdo a una canasta de combustibles con una alta dependencia tanto del WTI como del Brent.

Esto permite que Bolivia ligue el precio del gas natural al precio del petróleo. Es un sistema que data de los 1990. Es anterior al boom del gas de esquisto o gas shale, que ha reducido el precio del gas natural de forma dramática en el mercado de EEUU que solía tener el parámetro mundial del precio del gas en ele Henry Hub.

El gas en el HH se cotiza esta mañana en 2,85 US$/MMBtu mientras que Bolivia vende su gas en más de 11 US$/MMBtu a Argentina y alrededor de 9 US$/MMBtu a Brasil.

El factor que podría unificar estos precios, es decir reducir el precio de venta de gas natural es el GNL, otro adelanto tecnológico en el campo de gas natural que está cambiando la forma de hacer negocios, pero sobre todo de fijar precios.

Según Siglo 21, la presión para cambiar la forma en la que se define el precio del gas natural licuado (GNL) está aumentando. Los compradores están buscando liberar el precio del gas de sus conexiones directas con el petróleo.

Bajo la estructura actual los precios del GNL se fijan de acurdo a una equivalencia energética con el petróleo, bajo la premisa de que si no reciben el gas natural los compradores deberán remplazar sus consumo con petróleo. Sin embargo, este ya no es el caso. La abundancia de suministros de GNL significa que si un comprador no logra un acuerdo con su proveedor, no deberá remplazar su consumo cono petróleo, sino que podrá comprar gas de otros proveedores.

Esta es una de las razones por las que el mercado de GNL tiene contratos de corto plazo y hasta de compra de embarques individuales. Y es también la razón por la que algunos de los grandes consumidores están replanteando el sistema de fijación de precios.

Se está formando una alinaza entre paises consumidores para desligar el preciodel gas natural del precio del petróleo.

Corea: En un reciente congreso asiático, la empresa Korea Gas Corp conocida como Kogas, propuso alejarse del petróleo cuando se trata del GNL. Estas declaraciones son importantes dado que Kogas es el mayor comprador mundial de GNL por volumen.

Japón: ha estado aumentando su consumo de petróleo y sobre todo gas desde que la catástrofe nuclear de Fukushima llevó al plan de eliminar sus plantas nucleares. Ahora, “los compradores japoneses exigen que se incluya el precio del Henry Hub en la formula de fijación de precio en lugar de solo usar el precio del petróleo” dice un comunicado presentado la semana pasada en el congreso asiático.

India: otro de los grandes consumidores se ha unido a la negociación coreana, lo que le daría más fuerza en su búsqueda del cambio de paradigma en la fijación de precios.

La fortaleza de las negociaciones para reducir el precio del GNL afecta directamente a Bolivia. Argentina Y Brasil tienen plantas para recibir GNL. Esto no quiere decir que dejarían de comprar gas Boliviano de inmediato. Pero si quiere decir que tendrían otra opción que podría hacer más barata. Y esto es importante porque Bolivia pronto deberá renegociar la extensión de los contratos.

 

Comments are closed.