El próximo cambio de gobierno en Argentina anuncia cambios importantes en las relaciones comerciales de la región. Para Bolivia el tema es de gran importancia porque Argentina es nuestro segundo mayor socio comercial, después de Brasil.

Cuando el presidente Evo Morales estaba de visita en Irán, el presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, anunciaba que congelará el memorándum que la señora Cristina Fernández suscribió con el régimen persa.

Y adelanta Macri que pedirá en el Mercosur, de inmediato, el 21 de diciembre, en la reunión de presidentes en Asunción, que se aplique la “cláusula democrática” contra Venezuela, por las violaciones a los derechos humanos y a los principios de la democracia del régimen de Nicolás Maduro.

Aunque estas medidas parecen políticas su efecto económico es muy importante. Aplicando esa misma cláusula fue despedido del Mercosur el régimen del prolífico Fernando Lugo, de Paraguay, en 2012. Fue entonces que se permitió el ingreso de Venezuela al grupo, ya que era Paraguay quien se oponía.

Según ANF, A sólo cuatro días de retornar a su país, el embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, afirmó que “la política energética que va a llevar adelante el gobierno de Macri es de no comprarle más el gas a Bolivia y buscar el precio más económico para la compra de gas”, dijo.

“El gas que se compra de los barcos gasificadores del Medio Oriente o Trinidad Tobago tiene precio menor al gas que se compra a Bolivia y Juan José Aranguren, que es el próximo Ministro de Energía, planteó que el gas que hay que comprar, y el precio que hay que buscar debe ser menor (al de Bolivia), lo cual (crea) un escenario de conflictividad en lo inmediato”, asegura Basteiro.

Para Bolivia las implicaciones son enormes. A nivel regional, El bloque de países que practican supuestamente el “socialismo del siglo XXI” se está quedando sin oxígeno, sobre todo cuando se informa que avanzan las investigaciones de las huellas dejadas por los sobrinos de Maduro, que llevaron cocaína a Haití en un avión piloteado por un oficial de la Fuerza Aérea Venezolana residente en La Paz, Bolivia.

Y este es otro de los factores que podría cambiar en la relaciones entre Bolivia y el nuevo régimen en Argentina. El tema del narcotráfico fue utilizado como una bandera de los partidos opositores en las elecciones presidenciales de Argentina y Bolivia esta naturalmente en el centro de esta problemática.

Durante la campaña en Argentina se llegó a mencionar la construcción de un murallón para frenar el ingreso de la droga a que llega de nuestro país.

El gas y el narcotráfico son los dos factores que dominan las relaciones entre ambos países. Para Bolivia económicamente esto podría traer efectos económicos muy fuertes. Los compromisos de venta de gas han sido manejados de forma muy relajada y la construcción de un nuevo ducto para llevar gas de Bolivia al norte de Argentina ha sido retrasada de forma conveniente para Bolivia que simplemente no puede cumplir con el aumento en los envíos comprometidos.

Según los contratos actuales si Bolivia no cumple con el aumento de volúmenes de gas a Argentina, deberemos pagar multas, por otro lado los pagos de Argentina  Bolivia por el gas tienen fuertes retrasos. Las relaciones a futuro podrían ser muy delicadas.

 

Comments are closed.