Este lunes 26 de noviembre, el precio del petróleo es de US$ 87,75 por barril en el caso del WTI y de USS 110,83 por barril en el caso del Brent.

Pero hay un combustible que está haciendo más noticia en estas horas.

El carbón mineral aumenta su presencia en el mundo a raíz del alto precio del petróleo y del gas, pero además porque varios países están descartando el uso de la energía nuclear

Se anticipa que Indonesia, el mayor productor de carbón en el mundo, aumentará su producción en 60% para el año 2020 

Y que China comprará en el año 2030 un total de UN MILLON de toneladas.

El problema es que el carbón mineral es responsable de 40% de la contaminación de la atmósfera en el mundo. Y a pesar de ello su consumo va en aumento

Bolivia, como se sabe, ha decidido usar carbón mineral en el Mutún en vista de que el gas natural está destinado a la exportación.

El oro se cotiza hoy en 1.747,40 dólares por onza troy.

La misma unidad de plata se cotiza en 33,46.

La libra fina de zinc se cotiza en 85 centavos de dólar.

Y el estaño se vende hoy en 9,27 por libra fina. 

La semana que hoy comienza estará destinada al debate sobre el ingreso o no de Bolivia al Mercosur.

En un primer momento, el presidente Morales había dicho que él aceptaba gustoso que el país se convierta en un socio pleno del grupo platense.

Pero luego cambió de idea y ha decidido hacer consultas antes de hacer el anuncio.

Y seguramente cumpla con la formalidad de consultar con el parlamento, que es por donde debía haber comenzado.

Siglo 21 dice en su edición de esta semana que esa consulta podría ser dudosa, porque la presidente de diputados, Rebeca Delgado, ha decidido hacer respetar la independencia de criterio del Legislativo.

La señora Delgado reclama que el parlamento apruebe leyes que respondan al interés de la gente, y no de gabinetes de abogados.

El propio presidente Morales aludió al tema hace dos semanas, cuando dijo que el proyecto de ley sobre la extinción del dominio de la propiedad privada había sido invadida por “contrabandos”.

Respecto del Mercosur, el pueblo se ha pronunciado.

La Confederación de Trabajadores Fabriles ha dicho que Bolivia no tendría que ingresar a ese esquema de integración, porque no está en condiciones de competir con la industria de Brasil ni Argentina.

Asimismo, los productores de oleaginosas han dicho que el mercado natural para sus exportaciones es la Comunidad Andina de Naciones, la CAN, y no el Mercosur, donde se concentran los mayores productores de soya del continente.

Pero, según dice Siglo 21, parece que la decisión que tome el gobierno boliviano sobre el ingreso al Mercosur estará teñida de política.

El esquema de integración económica parece un aparato político regional, y no un esquema económico.

Lo cierto es que esta semana el gobierno boliviano deberá tomar una decisión sobre la incorporación del país al Mercosur.

Hoy, El Deber de Santa Cruz recomienda que los temas económicos no sean mezclados con temas políticos, y que se tome en cuenta solamente el interés del país.

Siglo 21 habla esta semana también de la Ley de Bancos, con un título muy sugerente: “El hacedor de espejismos”. Se trata de un análisis del presupuesto general para el próximo año, con revelaciones sobre algunos detalles preocupantes.

También incluye una “Radiografía del espejismo”. Se trata de una descripción detallada de lo que se ha dado en llamar la “bonanza” económica boliviana.

Aparte de estos espejismos, Siglo 21 incluye una nota sobre cómo se maneja la economía de las universidades públicas. Es una revelación.

Y en su página 4, Siglo 21 menciona un tema que cuestiona los datos del espejismo económico.

Habla del hambre que hay en Bolivia.

Un estudio de la FAO pone a Bolivia en el cuarto lugar de los países con mayores problemas de hambre en América latina.

Los datos son desgarradores.

24 bolivianos de cada 100 no ingieren las calorías necesarias para llevar una vida sana. Una cuarta parte de los habitantes de Bolivia no comen bien.

De todos modos, algo se ha mejorado.

Desde 1990 hasta ahora la subnutrición bajó de 34% a 24%.

El problema es que el promedio de América latina es de 8% de malnutrición, mientras en Bolivia es de 24%.

En mortalidad infantil las cifras son desgarradoras.

El primer lugar del mundo es para Somalia, un territorio donde no hay Estado.

El séptimo lugar en mortalidad infantil es para Haití.

Y Bolivia es el primer país de Sudamérica mencionado entre los peores del mundo, ocupando el número 55

Ya sabe el oyente que para suscribirse a Siglo 21 y recibir la carta informativa todas las semanas, debe solicitar una suscripción comunicándose con las direcciones vacaflor @bolivia.com o[email protected]

 

Comments are closed.