Arabia Saudita el primer exportador mundial de petróleo empezó ayer una campaña militar con bombardeos aéreos contra rebeldes Houthi que tratan de derrocar al gobierno de Yemen.

El conflicto es una lucha de poder entre facciones islámicas los Houthi son chiitas y según los sauditas representan intereses de Irán y buscan derrocar al gobierno de Yemen.

El conflicto tuvo un fuerte efecto sobre el precio del petróleo que llegó a subir en 5% para luego estabilizarse con un alza de 3% en la jornada de ayer y sigue subiendo en lo que va de esta mañana.

El tema tiene un doble efecto sobre sobre a política petrolera de Arabia Saudita que ha permitido que el precio se mantenga bajo para presionar a los productores de petróleo no convencional de EEUU, que tienen costos de producción mucho más altos que los suyos.

Los productores de petróleo Shale tienen costos promedio de casi US$ 60 el barril mientras que Arabia saudita produce a menos de US$ 5 el barril.

En la región las políticas petroleras también están cambiando.

Venezuela recorta a la mitad los envíos de petróleo a Cuba. En la actualidad, el gobierno bolivariano despacha 200.000 barriles diarios en lugar de los 400.000 que mandaba en 2012, según difundió el diario El Nuevo Herald. El ajuste llegó a todos los países de Petrocaribe.

El informe del banco de inversión Barclays, difundido por el diario de Miami El Nuevo Herald, califica de “irónico” que Venezuela siga manteniendo los despachos de crudo al resaltar que mientras el país donante sufre dificultades extremas, está subsidiando a países que gozan de una mejor salud económica.

“Los acuerdos petroleros han sido una pesada carga para Venezuela. Estas entregas alcanzaron los 400.000 bpd (barriles por día) en su punto más alto en 2012, pero Venezuela sólo obtuvo pagos por 200.000 bpd”, dijo Barclays citando cifras de Petrologistics, firma que hace seguimiento de los movimientos de buques tanqueros.

El diario de Miami explica que debido a los recortes en los envíos de petróleo a los países del Caribe, Barclays recortó su pronóstico de déficit en moneda extranjera de Venezuela a 22.600 millones de dólares desde los más de 30.000 millones que preveía anteriormente para 2015.

Las diferencias políticas entre los países se están haciendo más marcadas Cuba está reestableciendo relaciones con EEUU mientras que Venezuela ha empeorado sus relaciones diplomáticas aunque sigue dependiendo de EEUU que es su principal comprador de petróleo.

EEUU tiene la mayoría de las refinadoras que pueden comprar el petróleo pesado de Venezuela.

Como sabemos estos conflictos afectan a la economía Boliviana, no tanto por el comercio con Venezuela que es prácticamente nulo, Venezuela dejo de vendernos diésel hace años, pero el alza en los precios del petróleo se refleja en el precio de gas natural que exportamos.

 

Comments are closed.