El clima económico mundial ha resultado en una menor demanda de metales industriales y de materias primas e general. El efecto se ha sentido en Bolivia a pesar de que las autoridades repiten que la economía boliviana está aislada del resto del mundo.

El Boletín Estadístico del Ministerio de Minería, asegura que las exportaciones de oro cayeron de 57 a 42 millones de dólares durante el primer semestre de este año, comparado con el primer semestre del año pasado. En el caso del oro esto representa una caída de 25%.

Otros minerales  tuvieron caídas aunque no tan grandes; Las exportaciones de  estaño cayeron 2,8%)  el plomo  y la plata 1,5%, antimonio 17,4% y el  cobre 7,2.

Sin embargo, según ANF, la Empresa Minera Huanuni aumentará su producción desde el próximo año. Con el nuevo ingenio duplicará la capacidad de 1.400 a 3.000 toneladas métricas por día, con lo cual se verán mejores resultados de esta firma estatal, de acuerdo con la información del ministro de Minería, Mario Virreira.

“Ha costado esfuerzo, ha costado mucho sacrificio reinstalar la minería estatal a través de Comibol  con Huanuni, Colquiri y varias empresas, por lo tanto, no podemos ir hacia atrás, vamos a ir siempre adelante”, puntualizó el ministro.

Virreira insiste en que no hay ninguna intención de transferir la mayor empresa minera estatal al sector cooperativista. Es más aseguró que desde el Ministerio de Minería se opondría si surgiera tal planteamiento.

La construcción del nuevo ingenio concluirá hasta fines del 2013 y “con toda seguridad” entrará en funcionamiento el próximo año, informó al insistir en que “no hay ningún plan, nadie ha pensado, nadie ha propuesto” la cooperativización de la Empresa Minera Huanuni.

Los costos de producción de la empresa minera siguen en duda desde que el anterior presidente de Comibol dio a entender que la empresa estaba virtualmente en quiebra, y fue inmediatamente despedido por ello.

En el sector de los hidrocarburos Pagina siete llama la atención a un fenómeno que debe interesar a las gobernaciones y universidades del país.

La nota señala que el TGN ha estado pagando las subvenciones a los hidrocarburos con dinero que debía ir en parte a las gobernaciones y universidades.

El TGN financia estas subvenciones a la importación de combustibles y al incentivo para explotar petróleo en el país, dejando de percibir impuestos. El mecanismo son las Notas de Crédito Fiscal (nocres). La nocre es un crédito fiscal con el cual la empresa que los recibe de manos del Estado puede pagar  sus impuestos, en vez de pagarlos en efectivo.

Según un Dossier de Estadísticas Fiscales del Tesoro 2012, en 2005 el subsidio a los carburantes  ascendía sólo a 912 millones de bolivianos  en nocres. En 2012, ese monto ascendió a 5.569,6 millones de bolivianos.

El analista en temas municipales Julio Linares y el secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, coincidieron en señalar que de esa manera el costo de la subvención fue transferido a los municipios y universidades.

Las alcaldías perciben, por coparticipación tributaria,  el 20% de las recaudaciones tributarias y las casas de estudios superiores  el 5%. La clave está en que esto rige sólo para  la recaudación en efectivo y no así para los pagos con  nocres.

Parada calcula que si la emisión de estos papeles fue de 5.569,6 millones de bolivianos en 2012, se dejó de coparticipar unos 1.392  millones de bolivianos, con lo cual el costo de la subvención se  derivó a las regiones.

 

Comments are closed.