“Lo único que pedimos es que los impuestos sean igualitarios para todos”, dijo ayer el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Daniel Sánchez, a manera de formular un planteamiento al Gobierno que, en los últimos días, ha estado analizando la futura Ley de Minería, en la cual, existe la posibilidad de liberar al sector cooperativista minero de toda forma de impuestos.

En declaraciones a los periodistas, Sánchez se pronunció sobre el tema tributario, solicitando al Gobierno que “sea igualitario para todos” y que “no se registren excesos en la presión tributaria hacia ningún sector en específico”.

El sector de la informalidad está exento de pagar impuestos en Bolivia por lo que se incentiva la informalidad. Con esta lógica las presiones tributarias excesivas de las que hablan los empresarios privados vienen a ser un desincentivo a la formalidad.

En el caso de la minería cooperativa, la exención de impuestos para los cooperativistas no sólo es un premio a la informalidad es un premia a la ineficiencia y la falta de seguridad en el trabajo, un premio a las condiciones de miseria y a los avasallamientos de minas que se realizaron en el pasado.

Recordemos que hay más de 200 minas tomadas, asaltadas que ahora están siendo explotadas por cooperativistas a los que ahora se los premiara con cero impuestos.

El tema es paradójico desde el punto de vista económico. Las empresas que legas que están pidiendo al estado que haga cumplir la ley, y logre que los asaltantes les devuelvan sus minas, están pelando también por que el Estado les permita volver a trabajar y a pagar impuestos.

Pero el tema también pone en evidencia la relación estrecha entre lo informal y lo ilegal. El cultivo de coca es uno de los ejemplos más claros en la economía boliviana. La línea entre lo ilegal y lo informal se ha hecho tan difusa que es muy difícil definir quién es quién.

El presidente del país es un representante de un sector informal, que no paga impuestos. Aunque hay quienes dicen que por producir en una zona no tradicional es un sector ilegal, el hecho es que no pagan impuestos.

Más aun el lazo con el sector ilegal es muy claro, la coca es  de uso tradicional en el país. Pero al fin y al cabo es también la materia prima para la cocaína.

El pedido del presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Daniel Sánchez, “que los impuestos sean igualitarios para todos”, no es un pedido irracional no es un pedido de derecha de neoliberales de explotadores representantes del imperialismo y el coloniaje.

“que los impuestos sean igualitarios para todos”, es más bien un pedido de legalidad de respeto a la formalidad y a la responsabilidad hacia los empleados. Las empresas formales pagan aguinaldos, aportan al sistema de jubilación pero sobre todo, al pagar impuestos aportan al desarrollo del país.

 

Comments are closed.