Las negociaciones que han pedido los empresarios para poder ampliar el plazo del pago del doble aguinaldo y las negociaciones que se plantean para hoy con los jubilados que no reciben el doble aguinaldo, ponen en evidencia que el decreto quizá no fue muy bien planificado.

El hecho de que inclusive los representantes de los trabajadores están plantando la posibilidad de dar un plazo de 6 meses  las empresas para hacer el pago o hacerlo en plazos, mostraría también que el equipo económico habría hecho un mal cálculo.

Los problemas que enfrentan las instituciones públicas para poder pagar el doble aguinaldo, también muestra que el decreto 1802 no fue algo muy bien meditado por el equipo económico del ministerio de economía y finanzas.

Se ha habilitado el uso de recursos extraordinarios para que las instituciones públicas puedan pagar el doble aguinaldo.

Esta no sería la primera vez que a fin de año el equipo económico del gobierno mete la pata. Según los cálculos de este equipo por ejemplo en diciembre de 2010 la economía Boliviana estaba lista para un incremento del 70% en el precio de los combustibles.  Claramente se equivocaron. Pero la intención entonces era la de ahorrar.

En esta ocasión la intención es la de gastar, sobre todo dinero ajeno, pero también gastar los propios recursos del estado en este regalo de navidad que casualmente pone el debate sobre el segundo aguinaldo de 2014, en la agenda justo antes de las elecciones en 2014.

Según Siglo 21, el mismo día que se lanzó la medida, el gobierno aprobó un incremento del impuesto de importación para los automotores, con el argumento de que el TGN no tiene los recursos suficientes. Y el Banco Central estaba retirando liquidez del mercado para controlar la inflación.

Lo que sugiere que aun es necesario ahorrar.

Una de las interrogantes que se mantiene sobre el segundo aguinaldo en el sector público es la relacionada a los aportes voluntarios de los empleados públicos a las campañas de los gobiernos de turno.

Esto no es algo nuevo a este gobierno, pero según algunos informes de empleados estatales, es una costumbre que continúa vigente.

También continuaría vigente la política de que este aporte voluntario es obligatorio y se llega a descontar por planilla. En fin que esta sería una de esas costumbres de los neoliberales que el gobierno de cambio no estaría interesado en cambiar.

Es un tema altamente delicado ya que nadie quiere reconocer públicamente que estos cobros existen y menos aún que sean obligatorios. Por ahora no se han recibido las quejas, típicamente anónimas, de trabajadores para saber si el doble aguinaldo también será objeto de esta práctica neoliberal.

Mientras tanto, los trabajadores se han mostrado agradecidos por el decreto e inclusive un representante de la COB dijo que el doble aguinaldo logró que se abandone el proyecto político de los trabajadores.

Que el aguinaldo es un tema político ha sido negado por las autoridades, pero si fuera un tema político, al menos se podría salvar la reputación del equipo económico. Pues no habría sido una segunda metida de pata como el gasolinazo, sino una instrucción política.

Es una situación incómoda para el ministerio de economía ya que si cede ante los reclamos de las empresas o de los jubilados, deberán reconocer que cometieron un error o reconocer que fueron influenciados por un tema político.

Un tema delicado para una institución que tiene  su cargo el futuro económico de Bolivia.

 

Comments are closed.