La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la Cepal, publicó sus nuevas predicciones para el crecimiento económico en la región y trae buenas noticias sobre las perspectivas de crecimiento de Bolivia.

La Comisión elevo su previsión para Bolivia en 0,5% para el 2013 esto está  por encima del promedio de 3,1% previsto para la región.

Paraguay lideraría el crecimiento en 2013, con una tasa de crecimiento del PIB de 12,5%, seguido por Panamá (7,5%), Perú (5,9%), Bolivia (5,5%), Nicaragua (5,0%) y Chile (4,6%). Argentina crecería 3,5%, Brasil 2,5% y México 2,8%, según el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2013, publicado ayer por la Cepal.

El informe de la Cepal llega con algunas advertencias sobre el crecimiento para laregión.

Durante el primer semestre de 2013 descendieron los precios de varios productos de exportación de la región, especialmente los minerales y metales, el petróleo y algunos alimentos, tendencia asociada a la recesión en la eurozona y la desaceleración del crecimiento de China.

Para 2013 se espera una expansión de alrededor de 4,0% en el valor de las exportaciones, alza mayor al 1,5% registrado en 2012, pero todavía muy por debajo de las tasas superiores a 20% anotadas en 2011 y 2010. Las importaciones, en tanto, crecerían 6,0% en 2013 (comparado con el alza de 4,3% de 2012).

En Bolivia mientras tanto los problemas del pan y del gas continúan. Una buena noticia, al menos para una región es que los panificadores de La Paz y El Alto decidieron no subir el precio del pan.

Los panificadores ayer analizaron la posibilidad de aumentar el precio del pan a 70 centavos.

Se consideraba esta posición por el alza en el precio del harina y por la falta de GLP.

Argentina ha anunciado que levantara las restricciones la exportación de trigo.

Según el diario digital Erbol, El embajador de Argentina en Bolivia, Horacio Macedo, informó ayer que en dos semanas su país levantará la restricción a la exportación de la harina de trigo, decretada por la especulación surgida en su mercado interno. Esta situación afectó a la producción nacional de pan que se provee en un 99 por ciento de harina argentina.

La restricción Argentina puso en evidencia la falta de abastecimiento interno en Bolivia.

Hasta mediados del mes de agosto la Sociedad Industrial Molinera SA (Simsa) importará desde los Estados Unidos siete mil toneladas de trigo con el objetivo de reducir el costo del quintal  de harina en el mercado interno de Bolivia.

Estas importaciones y restricciones ponen en evidencia los diferentes resultados de dos sistemas o políticas para incentivar la producción de trigo.

Por un lado están Argentina y Bolivia donde elprecio de los alimentos están controlados o congelados por políticas dictadas desde el gobierno central. Estas restricciones al precio de los productos están acompañadas de restricciones a las exportaciones.

Es decir que los productores no tienen incentivos para producir. Por un lado se les asegura que no hay siquiera la posibilidad de recibir un mejor precio, y por otro no se les permite exportar a mercados donde podrían recibir un mejor precio.

Más aun, en Bolivia el estado compra de otros países para competir en el mercado interno y en ocasiones se llega a subvencionar los productos de otros países para competir con los nacionales.

El resultado es que los productores pierden el interés en producir.

Del otro lado de la moneda está EEUU que se dedica a brindar subvenciones a sus productores de trigo, les da condiciones especiales para poder exportar y hasta los premia económicamente por exportar.

Uno de estos sistemas resulta en mayor producción de alimentos como trigo, el otra no.

 

Comments are closed.