La presión electoral está dando buenos resultados para la seguridad jurídica. Aunque pone en duda su continuidad después de las elecciones.

Según El Día de Santa Cruz: A la fecha,  90 son los predios recuperados por las autoridades nacionales de los 140 que fueron avasallados por personas dedicadas al tráfico de tierras, informó ayer el vicepresidente del Estado y presidente en ejercicio, Álvaro García Linera.

En días pasados,  la Policía realizó más de una decena de desalojos, de predios tomados y arrestó a más de 30 personas involucradas.

El jefe de estado, y la Ministra de Desarrollo Rural, Nemesia Achacollo, indicaron que desde los niveles del estado se aplicarán sanciones duras a quienes, sigan cometiendo este tipo de hechos que se encuentran penalizados por Ley.

“No vamos a permitir que las tierras productivas sean objeto de avasallamiento”, dijo Linera.

Estas promesas tienen un tono electoral, dado que han pasado años sin que las autoridades logren responde a los avasallamientos que han costado millones a los productores cruseños.

En otro tema importante para la economía nacional, el Gobierno, gestiona el acceso a dos nuevos créditos que ascienden a $us 3.600 millones que, de concretarse, superarán la deuda externa pública de mediano y largo plazo, que, según el Banco Central de Bolivia (BCB), alcanza a $us 3.330 millones.

El tema es importante pues los recursos para pagar estas deudas no están garantizados. Según un informe de riesgo de la calificadora Fitch rating citado esta semana por el ministro de economía. La falta de inversión en exploración pone en duda el abastecimiento de gas para el mercado interno y las exportaciones en 2017 y 2018.

Sin los ingresos por el gas, la capacidad de repago de la deuda se pone en duda en Bolivia.

La ministro de Planificación, Viviana Caro, asegura que Evo Morales pidió a China $us 3.000 millones de los $us 10.000 que el país asiático tiene previsto para América Latina.

Caro también señaló que Bolivia busca acceder en los próximos años a un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que alcanza a los 600 millones de dólares.

La carta informativa Siglo 21, cita esta semana un informe sobre la deuda Boliviana planteado por José Luis Parada, secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz.

El análisis sostiene que en este momento las reservas internacionales netas del BCB suman US$ 12.395MM mientras que la deuda llega a US$ 14.510MM. Por lo que la deuda superaría a las RIN.

Esto va en contra de las afirmaciones del ministerio de economía; Este es el razonamiento de Parada:

Las RIN, al 29 de agosto 2014, según el BCB, ascendían a $US 15.395MM. Sin embargo, se entregaron créditos a las empresas públicas llamadas estratégicas por un valor de más de US$ 3.000MM, monto que no figura en la contabilidad de las RIN ni se registra como deuda pública.

En un sistema contable y financiero transparente y confiable, para saber el nivel verdadero de las RIN se debería deducir de $US 15.395MM los $US 3.000MM del préstamo, con lo que bajarían a $US 12.395MM.

Ocultar o negar eso sería admitir que los  fondos entregados a las empresas públicas se financiaron con emisión monetaria, lo cual explicaría en parte la inflación, y las altas tasas de interés de los bonos del BCB que serian un intento de retirar circulante.

Por otro lado, la deuda, que el 31 de marzo era de US$ 11.310MM, habría crecido, con el mencionado préstamos, hasta llegar a US$ 14.310.

Sin embargo el BCB por ahora no ha explicado cómo está contabilizando los millonarios prestamos a las empresas estatales y el ministerio de economía no ha explicado cómo se pagaría esta deuda cuando se termine el gas; que según YPFB sería inclusive antes de lo previsto pro Fitch Rating.

 

Comments are closed.