Los precios de las materias primas han dominado los titulares económicos durante esta semana.

Según una nota de Humberto Vacaflor en El Diario de La Paz, las señales de crisis son muchas:

  • Los precios de los metales cayeron en 30% y podrían seguir cayendo, a juzgar por la débil demanda.
  • China crecerá en los próximos diez años en solamente 3,9%, muy lejos de la tasa de 12% que mantuvo durante quince años.
  • 5.000 trabajadores de las cooperativas mineras podrían ser despedidos la próxima semana, según dicen sus propios dirigentes paceños.
  • Huanuni está a punto de convertirse en una operación deficitaria por la caída del precio del estaño.

El problema minero es el más peligroso, porque podría salir de control.

El secretario Ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), Miguel Pérez dijo que se prepara un plan de contingencia para enfrentar la caída de los precios de los metales.

Pérez dice que hay 5 empresas que cerrarían debido a la caída en los precios y la intención del encuentro de la próxima semana sería la de evitar despidos masivos.

Si las empresas son tomadas por los empleados queda pendiente quien se queda con las deudas.

  • El precio del petróleo en el mundo se ha reducido en 20% y eso amenaza con provocar
  • una caída del precio del gas que Bolivia exporta a Brasil de US$ 9 a US$ 7,60/ millón BTU.
  • Y el gas que se exporta a Argentina podría caer de US$ 11 a US$ 8,60/ millón BTU.

Eso provocará un descenso de US$ 400 millones en los ingresos por exportaciones y que a partir de enero los pequeños municipios del país reciban montos inferiores en 20% ó 25% a los que recibieron en 2014.

  • El precio de la quinua se redujo a la mitad y ha dejado a todos los productores en crisis.

De hecho los precios de los alimentos están cayendo en el mercado internacional casi tan rápidamente como el de los minerales.

Los expertos han descartado la llegada de El Niño para esta navidad y la cosecha de EEUU tiene buenas predicciones, estos factores indican una caída en el precio que sería la primera en cuatro años según la FAO.

A pesar de los anuncios de la fortaleza de la economía nacional y el mítico blindaje de nuestra economía, los efectos de la crisis ya han afectado nuestra economía.

El gobierno ha anunciado ya a las gobernaciones y municipios que para cualquier proyecto de inversión, a partir del próximo año el aporte local deberá ser de 50% y no de 30% como es hasta ahora.

El efecto es regional. Brasil tuvo el segundo crecimiento más bajo de los BRICS, esto porque Rusia enfrenta las sanciones internacionales por el conflicto en Ucrania.

Ecuador y Venezuela están al borde por la caída en el precio del petróleo, y en Argentina la situación es tan delicada que el gobierno ha decidido emitir bonos en pesos argentinos para tratar d cubrir el déficit de este año.

Argentina afecta a Bolivia por el nuevo y reducido precio que pagara por el gas que le vendemos. Pero también su demanda de dólares en el mercado negro afecta a nuestra economía. Los bancos en las regiones fronterizas e inclusive en Tarija han restringido la venta de dólares.

Los dólares de Bolivia se van a Argentina para abastecer la demanda del mercado del secundario que dado el tamaño de la economía argentina, podría tener un efecto enorme sobre Bolivia.

 

Comments are closed.