El nivel de reposición de las reservas de gas natural certificadas por la empresa GLJ  Consultants no es el adecuado para sustentar la demanda del mercado de exportación, opinaron ayer expertos en hidrocarburos.

Sugirieron que el país debe contar al menos con unos 15 trillones de pies cúbicos (TCF), que servirán     para  los próximos  20 años, y no sólo  11 como indicó el Gobierno.

Según Página Siete de La Paz, la empresa canadiense GLJ Petroleum Consultants certificó que las  reservas probadas de gas natural del país, al 31 de diciembre de 2013, crecieron levemente  de 9,94 TCF, certificados por la estadounidense Ryder Scott en 2009, a    10,45 TCF en cuatro años.

El informe también refleja una reducción en las reservas probables de  3,71 a  3,50 TCF y las posibles  de 6,27 a 4,15 TCF. Mientras que en el petróleo el descenso en las reservas continua.

Según Los Tiempos de Cochabamba, El lunes, el Gobierno informó que las reservas probadas de gas natural subieron en 0,51 trillones de pies cúbicos (TCF) desde la última certificación que fue en 2009.

El experto Brnardo Prado señaló que esa cifra supone que, por año, las reservas se incrementaron en 0,125 TCF; pero, según datos oficiales, el país requiere anualmente 20 millones de metros cúbicos para atender los compromisos de exportación y el consumo interno, que equivalen a 0,706 TCF, lo que significa que hay un déficit de 0,581 TCF cada año.

Hizo notar también que el Gobierno no especificó si los 10,45 TCF de reservas probadas a 2013 incluyen la exportación de los últimos cuatro años.

El reciente informe ha puesto en evidencia las falencias en la política de la administración de los hidrocarburos de Bolivia.

Y ha empezado a despertar la necesidad de la eficiencia en el uso de los hidrocarburos.

Una de las medidas es la de frenar la venta de gasolina. Según El Día de Santa Cruz, los ‘Chutos’ le arrebatan al Estado $us 32 millones al año.

La cifra la deducen Tomando el dato de que los chutos representan el 3,5% del parque automotor boliviano; este porcentaje es relacionado al consumo de carburantes subvencionados (gasolina y diésel) cuyo monto según el Presupuesto General del Estado (PGE), quedó establecido para este año es de $us 922 millones.

“Es que la geografía de los ‘chutos’ está creciendo en diferentes lugares del país donde las leyes son sistemáticamente ignoradas. Y lo más grave (como reflejan los datos) esos vehículos, además de ingresar vía contrabando y de no pagar ningún tributo al Estado, están utilizando combustibles subvencionados”, señaló Humberto Vacaflor.

Según El Diario de La Paz, el director ejecutivo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Gary Medrano, informó que se investiga a 350 vehículos que fueron detectados a través del sticker del B-SISA, cargando combustible a tanque lleno hasta cuatro veces al día, lo que hace sospechar de un posible tráfico de carburantes.

Esta sería otra de las fallas en el control de las fronteras por donde entran vehículos ilegales y sale el combustible subvencionado para ser vendido en los países vecinos donde el precio es más alto.

 

Comments are closed.