El mercado del gas natural está en proceso de transformación.  Según la página de economía y finanzas de El Diario de La Paz, las fábricas de locomotoras en EEUU han anunciado las primeras pruebas con motores a gas natural para mediados de este año.

El boom del gas natural no convencional de EEUU ha golpeado a la industria ferrocarrilera al disminuir las cantidades de carbón que debían ser trasladadas de un lugar a otro, pero ahora el gas barato podría ser una buena noticia para el sector que usa diesel para cubrir miles de rutas a lo largo de los 225.000 kilómetros de vías.

Para Bolivia estas tecnología podría ser de gran beneficio, ya que actualmente las locomotoras funcionan a diesel que Bolivia importa de Chile.

Los desarrollos tecnológicos en el resto del mundo influyen sobre los mercados. Sí esta tecnología se apura y llega antes de que se acabe el gas natural Boliviano sería una muy buena noticia.

En otro tema, relacionado al gas natural, un estudio realizado de forma conjunta por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la CEPAL) y el CIAT (Centro Interamericano de Administraciones Tributarias), advirtió del riesgo que corren los países, cuyos ingresos fiscales dependen en gran medida de la explotación de recursos naturales.

“Esto implica tanto un mayor beneficio de los ingresos que generan, así como un mayor nivel de riesgo debido a la dinámica del mercado global”, señala el mencionado informe.

Según El Día Santa Cruz, En el país, según el Servicio de Impuesto Nacionales, el sector de hidrocarburos aportó al fisco con el  52,4 por ciento del total de los impuestos.

Hasta noviembre de 2013, el país logró recaudar 42.509 millones de bolivianos.

La volatilidad de estos recursos está relacionada al precio que se fija en mercados internacionales y al hecho de que son recursos no renovables es decir que se terminan.

En el caso de los precios, a Bolivia le ha ido muy bien. Tras años de exploración se encontraron yacimientos que empezaron a producir gas a principios de los 2000.

El economista, José Luis Evia, explica que cuando se habla de la bonanza del gas en Bolivia no se toma en cuenta que la gran cantidad de recursos con los que cuenta el país y que le dan una fortaleza económica envidiable, provienen de la producción de pozos gasíferos perforados hace más de diez años (época neoliberal) y no de nuevos descubrimientos hidrocarburíferos.

De hecho en los últimos 8 años se ha hecho muy poco por descubrir nuevos yacimientos. Lo que significa que se han ido vaciando los yacimientos encontrados el siglo pasado. Lo muestran las cifras de las reservas.

YPFB no ha vuelto a certificar las reservas de Bolivia a pesar de una norma que obliga a la empresa ha hacerlo amenos cada dos años. Pero lo cierto que no se lo hace desde el 2009.

La última evaluación al 31 de diciembre de 2009 estuvo a cargo de la estadounidense Ryder Scott, que estimó una reserva de 9,94 TCF (trillones de pies cúbicos, por sus siglas en inglés).

YPFB suscribirá hoy en Cochabamba el contrato de certificación de reservas hidrocarburíferas al 31 de diciembre de 2013 con la empresa canadiense GLJ Petroleum Consultants.

“La empresa canadiense empezará actividades para tener la certificación y así conocer exactamente la riqueza que tiene Bolivia, tanto en gas natural como en condensado y de petróleo”, informó el presidente de la estatal petrolera, Carlos Villegas.

Bolivia estará a la espera de los resultados.

 

Comments are closed.