Las proyecciones para el crecimiento económico de Bolivia son optimistas.

Bolivia se ubica como la cuarta economía de mayor desarrollo en 2013, según los organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el crecimiento económico de Bolivia podría llegar a 5% este año.

A pesar de ello, el Gobierno boliviano considera que hasta diciembre puede crecer un 5,5%, según lo que se prevé en el Presupuesto General del Estado (PGE). El Fondo Monetario Internacional es menos optimista y señala que el país crecerá un 4,8%.

La Cepal dio a conocer ayer su informe Balance económico actualizado de América Latina y el Caribe 2012, el cual pone al día las cifras e información entregadas en diciembre pasado en el reporte Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2012.

Según el estudio, los países de América Latina y el Caribe crecerán en promedio 3,5% en 2013 gracias al dinamismo que mantendrá la demanda interna y el mejor desempeño de Argentina y Brasil en comparación con 2012.

Paraguay liderará la expansión en 2013 con un crecimiento esperado del producto interno bruto (PIB) de 10%, seguido por Panamá (8%), Perú (6%) y Haití (6%). Bolivia, Chile y Nicaragua están en el ‘club de los privilegiados’ debido a que crecerán un 5%. Colombia registrará un 4,5% y Uruguay un 3,8%

Estas proyecciones toman en cuenta las tendencias de os mercados durante los primeros tres meses del año. En este caso estas cifras podrían ser revisadas nuevamente el próximo trimestre.

La caída en los precios de las materias primas que se presentó en abril no forma parte de las nuevas expectativas publicadas por los organismos internacionales.

Si esta tendencia a la baja se mantiene durante el segundo trimestre, las nuevas proyecciones de crecimiento de los exportadores de materias primas como Bolivia podrían ser revisadas a la baja.

Según la prensa nacional, el estaño y la plata tuvieron el peor mes del año y sus cotizaciones llegaron a las cotas más bajas en lo que va de este año, lo que demuestra que continúa la tendencia a la caída en el mercado internacional que puede reducir los ingresos del país por la venta de estas materias primas al exterior.

En el caso del estaño, el pasado viernes llegó a cotizarse en 9,20 dólares por libra fina (LF); si bien subió el lunes a 9,52, ayer volvió a bajar y se cotizó en 9,39 dólares por LF, según señala la información del London Metal Exchange publicada por el Ministerio de Minería.

La plata registró el descenso más brusco entre el viernes 12 de abril y el lunes 15; cuando se reabrió el mercado de cotizaciones pasó de los 27,40 dólares por onza troy a 23,54 dólares; en este momento se cotiza en US$22,93 y ayer cerró en US$22,87.

El precio del petróleo ha caído en 7,88% en lo que va de este mes y el precio de venta de gas a Brasil y Argentina ha estado cayendo durante los últimos cuatro trimestres. Sin embargo, las exportaciones de gas natural han estado aumentando en volumen por lo que los ingresos han ido subiendo.

Para este año ya no están previstos nuevos aumento en el volumen por lo que la caída en el precio se reflejaría en menores ingresos para el país.

En el sector minero los efectos son más inmediatos, pues los precios varían de día adía. Las más perjudicadas con la nueva caída en los precios de los minerales son las empresas estatales que han estado aumentando los números de trabajadores, especialmente en las nacionalizadas.

Esto ha aumentado los costos de operación y los nuevos precios del de los metales estarían por alcanzar los costos de producción de estas empresas lo que significa que estarían trabajando a pérdida.

 

Comments are closed.