El Boletín Estadístico del Ministerio de Minería, asegura que las exportaciones de oro cayeron de 57 a 42 millones de dólares durante el primer trimestre de este año, comparado con el primer trimestre del año pasado. En el caso del oro esto representa una caída de 25%.

Otros minerales  tuvieron caídas aunque no tan grandes; Las exportaciones de  estaño cayeron 2,8%)  el plomo  y la plata 1,5%, antimonio 17,4% y el  cobre 7,2.

Los minerales cuya exportación aumentó fueron: el zinc (4%),  wólfram (29,5%),  antimonio (13,8%) y  ulexita (48,6%).

En el primer semestre de este año, las exportaciones de minerales en general sumaron  1.648 millones de dólares, un 2% menos que los 1.682 millones de dólares del año pasado.

Esto pone en duda la versión oficial de que la crisis internacional no afectará a la economía boliviana.

Pero no todos los problemas que enfrenta la producción boliviana son generados en el exterior.

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, aseguró que la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas (AEMP) ejerce una “excesiva fiscalización” en las unidades productivas del país convirtiéndose en uno de los factores que más desincentivan el desarrollo de la actividad industrial en Bolivia.

“El 2012 se registraron 283 fiscalizaciones a nuestras empresas por parte de la Autoridad de Empresas y, en lo que va del año, son 178 procesos”, sostuvo Yaffar.

Según El Diario de La Paz, Yaffar advirtió sobre el clima de “incertidumbre” en el clima de negocios existente en el país, lo que no favorece la ejecución de nuevas inversiones. Entre las causas de esta situación se encuentra el contrabando, la excesiva “tramitología” y la presión fiscal que el Estado ejerce sobre las actividades legalmente constituidas, lo que impide “hacer negocios formales”.

El ranking de las Mejores Ciudades para Hacer Negocios en América Latina 2012 de la revista América Economía, coloca a La Paz y Santa Cruz como las ciudades bolivianas donde prevalecen condiciones no favorables de libertad económica y con bajos niveles de potencial para formalizar actividades económicas.

Los Tiempos de Cochabamba asegura que, según el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba (FEPC), Jaime Ponce, el clima para los negocios en Cochabamba tiene una calificación de 4,5 sobre 10.

Las inversiones en actividades productivas, industriales y comerciales en Cochabamba se mantienen estacionarias debido a la competencia desleal del contrabando, la excesiva presión fiscal contra empresas formales y la falta de una Ley de Inversiones que fije las reglas claras de juego, señaló Ponce.

La falta de seguridad jurídica es una constante con la que la empresa nacional debe luchar y no está recibiendo la ayuda que necesita.

Según El Día de Santa Cruz se ha presentado un nuevo caso de avasallamiento de tierras productivas en ese departamento.

Mientras el gobierno, en la voz del presidente Evo Morales, garantiza las inversiones y pide incrementar la producción de alimentos, en la propiedad La Fortuna, alrededor de 150 supuestos agricultores Sin Tierra avasallaron abruptamente a una extensa parcela de cultivo de soya y maíz, cuya dimensión es de 12 mil hectáreas.

La denuncia pública la hizo Alan Campbell, director de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO). Los avasallamientos de tierra suman en Santa Cruz y al igual que las minas avasalladas, se hace muy poco por devolver estas operaciones a sus dueños legales.

 

Comments are closed.