Según Los Tiempos de Cochabamba, Brasil está revisando los contratos con del gas con Bolivia por posible daño económico.

El Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil  (TCU),  órgano de fiscalización independiente del Legislativo, busca establecer si hubo daño económico tras el pago de US$ 434 MM a Bolivia.

El anuncio fue hecho por la revista brasileña Valor.

De acuerdo con el Tribunal de Cuentas de la Unión, el contrato original no prevé el pago por los componentes nobles de mayor valor agregado incluidos en el gas boliviano y que, pese a que pueden ser aprovechados por la industria química, no son separados ni en Bolivia ni en Brasil.

El pago, acordada en agosto, se pagó en septiembre, de forma retroactiva, por el periodo 2008-2013.

El TCU investigará, entre otras cosas, si el pago se hizo en base a estudios técnicos, económicos y financieros y quién o qué institución hizo la negociación y autorizó el pago.

El ministro del TCU, José Jorge de Vasconcelos Lima, ordenó que se determine: “si el monto renegociado guarda cierta correlación con el provecho económico del producto adquirido” y “si la importación de gas natural sigue siendo económicamente viable después de este incremento de precios”.

No hay fecha límite para la conclusión de la auditoría. Naturalmente el tema es muy importante para Bolivia.

Ambos países han anunciado que buscan empezar las negociaciones para el nuevo contrato de venta de gas. Recordemos que el contrato actual vence en 2019.

Estas negociaciones ya tiene varios factores que podrían jugar en su contra: las elecciones presidenciales en Brasil pueden ser decisivas en vista de que el candidato opositor Aesio Neves dijo durante su campaña que de ser elegido, rompería relaciones diplomáticas con Bolivia hasta que hagamos algo por controlar el narcotráfico y la producción de hoja de coca excedentaria.

Las probabilidades de que se siente frente a Evo Morales, presidente de Bolivia y de las 6 federaciones de productores de coca del Chapare, para renegociar el contrato de gas, serían bajas.

Claro que hay un problema aún más grande para la renegociación de ese contrato y es que según las cifras de YPFB, Bolivia tendrá menos gas para vender.

La declinación en la producción Boliviana empieza en 2016. En vista de que Argentina paga más por el gas boliviano que Brasil, será mejor para Bolivia reducir las exportaciones a Brasil.

Esto se debería hacer después de 2019 ya que el contrato hasta entonces tiene la cláusula de “deliver or pay” que implica que Bolivia está obligada a enviar el gas comprometido o pagar una multa.

Para la economía Boliviana sería difícil seguir vendiendo gas cuando los contratos logrados el siglo pasado para le venta del gas encontrado el siglo pasado se terminen. Y es que en este siglo no se ha hecho lo suficiente para encontrar nuevos yacimientos.

Desde Paraguay llega un ejemplo de lo que se debía hacer. Allí la firma británica “President Energy” que busca invertir apenas US$60MM en perforar tres pozos en Paraguay, han encontrado el primer pozo de petróleo en 70 años.

Esto pone en evidencia que el tema de encontrar reservas para por hacer exploración. Algo a lo que en Bolivia no se le ha dado la importancia necesaria.

 

Comments are closed.