El petróleo está subiendo de precio por temores de caídas en las reservas tanto de EUU como de Europa, además de los problemas en el medio oriente. Las amenazas de intervención en Siria podrían desequilibrar la región.

El precio del oro también está subiendo y alcanzó su precio más alto de los últimos 4 meses. Los mercados esperan que llegue un nuevo estímulo económico a Europa. El precio del platino también está al alza, y se cotiza en US$ 1.561,50 la onza troy. En el caso del platino, la reciente escalada de precios tiene que ver los un conflicto minero en Sud África, que ya suma más de cuarenta muertos.

En Bolivia mientras tanto: Seis policías heridos y un desaparecido que custodiaban antenas de telecomunicaciones en Mallku Khota es el resultado de una agresión ocurrida el martes pasado por un grupo de comunarios cooperativistas que se opone a la reversión del yacimiento minero al Estado.

Ayer entraron dos fiscales hasta el lugar donde presuntamente estaría el policía, pero hasta ahora no se sabe de su paradero. Cuando se iniciaron los problemas en la región, antes de que la South American Silver fuera expulsada, un policía salvó la vida tras ser enterrado vivo por los mismos comunarios.

La respuesta del estado fue la de darles la razón a los asaltantes de la mina y expulsar a la SAS. Ahora los comunarios esperan repetir la fórmula de éxito y logra un decreto que les entregue el yacimiento.

La falta de seguridad jurídica en la zona es alarmante y pone en duda las inversiones en el sector minero. Los efecto sobre los precios a nivel mundial no son fuertes, porque a diferencia de lo que pasa en Sud África Bolivia no concentra gran parte de la producción mundial de oro plata, menos aun de indio y galio.

En el tema de los hidrocarburos, también han surgido quejas por la falta de un marco legal favorable a las inversiones.

El Presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía, Carlos Delius, en el marco de la inauguración del V Congreso Bolivia Gas & Energía 2012 efectuado ayer, dijo que el país debe generar las condiciones necesarias para atraer inversiones.

Dijo que se debe consolidar una nueva Ley de Hidrocarburos cuyo objetivo sea ampliar las reservas de gas boliviano para volver a tener un peso específico mayor como proveedores en el cono sur.

“La actual Ley de Hidrocarburos ha sido elaborada para recuperar el gas para los bolivianos, el objetivo de la nueva ley tiene que ser otro: encontrar más gas para los bolivianos”, dijo Delius.

Agregó que falta inversión en la exploración, pero eso se puede resolver con el descubrimiento de nuevos megacampos, que permita a Bolivia ser el proveedor del cono sur.

Las exitosas cifras del sector energético en el país “camuflan” los problemas pendientes, por lo que es preciso ser críticos y trabajar para resolverlos, asegura Delius.

Entre los problemas a los que se refiere están la falta de exploración tanto en gas como en petróleo.

La falta de gas en Bolivia se siente también por el lado del consumo ya que se prioriza las exportaciones sobre el consumo local, esto a pesar de que la Constitución Política del Estado dice que la política energética debería priorizar el consumo interno.

Sin embargo, Bolivia se ha quedado sin siderurgia, por la falta de gas y debe seguir importando acero de Brasil que sí tiene la capacidad de producir acero. En parte usando carbón vegetal boliviano.

Algo parecido pasa con el cemento, Bolivia tiene la capacidad instalada, es decir maquinaria e insumos para producir cemento suficiente para el consumo local, pero la falta de gas hace que tengamos que importar cemento del Perú.

En el caso del petróleo, Bolivia debe importar grandes cantidades de Gasolina y diesel porque simplemente no tenemos petróleo. El año pasado importamos US$ 1.025 MM en carburantes y lubricantes a base de petróleo.

 

Comments are closed.