No todos están de acurdo con el nuevo aumento salarial del 10%.

El Cedla, mencionó que el aumento salarial acordado entre la COB y el Ejecutivo tiene un impacto mínimo. “No hay un incremento salarial, sino que sólo se hizo una reposición salarial”,.

Un dirigente de la Federación de Maestros Urbanos de La Paz, rechazó el aumento salarial porque no cubre la canasta familiar de sus afiliados porque en los últimos meses se incrementaron en más del 200%. El representante planteó un salario mínimo de Bs 8.300 para una familia de cinco personas.

Según el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar. El aumento salarial acordado entre el Gobierno y la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) es un fomento a la informalidad y causará que mucha gente opte por escoger los sectores del comercio, servicio y no la actividad productiva.

Los incentivos a la informalidad son muchos en el país.

El presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Víctor Ramírez. Señaló que, más del 80% de los productos que se comercializan en el mercado interno son extranjeros y el 20% son bolivianos, lo que causa un perjuicio al sector productor del país.

segú Ramírez, entre 2006 hasta el presente, el movimiento económico que genera la venta de ropa usada en el mercado interno se incrementó de $us 80 millones a $us 160 millones y el número de vendedores en este periodo ascendió de 30 mil a 250 mil.

Las ventajas del sector informal entonces son de doble partida:

Por un lado no se hace nada por frenar el negocio de la venta de productos que están explícitamente prohibidos por ley como es el caso de la ropa usada.

Por otro lado está la ventaja de no tener que cumplir con las normas salariales, como el aumento del 10% fijado entre la COB y el Gobierno, además el sector informal tampoco está obligado a pagar el salario mínimo que pasó ahora de 1200 a 1400 bolivianos.

De hecho los informales no tiene siquiera que aportar a las AFPs, ni están obligados a brindar seguros médicos para sus empleados.

Para el sector formal todo esto es muy diferente, pues no cumplir con una sola de estas leyes y normas significa un castigo muy fuerte.

Para el sector formal hay cierre de oficinas y puestos de venta si se encuentran productos de contrabando.

Para el sector formal hay hasta pena de cárcel si no se paga los impuestos que corresponde por sus actividades.

Para el sector formal hay  pena de cárcel y multas si no se paga el salario mínimo a un empleado, o si no se paga sus beneficios sociales.

Hay multas si no se cumple con el aumento salarial.

Todo esto es en el mejor de los casos un claro ejemplo de discriminación contar la formalidad.

En el peor de los casos es encubrimiento del un sector cuya actividad es ilegal, aunque se la llame informal para disimular.

La economía ilegal en el país ya no necesita más incentivos para la informalidad de hecho según jubileo los informales son el 79% de los trabajadores de Bolivia. Por lo que sólo 21% tiene un empleo formal con todos los beneficios.

Se dice que esta diferencia explica porque hay más incentivos para la informalidad, sobre todo en época electoral. Pero en realidad esta sería una buena oportunidad para ofrecer a los informales, que son mayoría, mejores condiciones de trabajo al ingresar al sector formal.

 

Comments are closed.