El presidente del Estado, Evo Morales, inauguró anoche la Planta Termoeléctrica de Warnes, en el departamento de Santa Cruz, la cual aportará 200 megavatios (MW) más al Sistema Interconectado Nacional (SIN) y el Gobierno ya tiene los recursos para ampliar una segunda fase que sumará otros 280 MW, con lo que desde el norte cruceño a mediano plazo la generación de energía llegará a los 480 MW.

La planta está ubicada en el Parque Industrial Latinoamericano, y según el ministro de  Energía e  Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, cuenta con cinco turbinas generadoras y su instalación y puesta en marcha de los 200 MW costó 171 millones de dólares financiados por el Banco Central de Bolivia (BCB).

Para generar 200 MW, el consumo de gas de la planta será de 50 millones de pies cúbicos día. Para concretar la segunda fase que incluyen ocho turbinas a gas, cuatro ciclos combinados que generarán 280 MW adicionales. Según Sánchez, el BCB y ENDE firmarán mañana un nuevo crédito por 406 millones de dólares.

La planta presenta algunas cifras que llaman la atención primero sata a la vista que para para generar los 200MW el BCB le prestó a la empresa US$171MM lo que implica que cada MW de generación tuvo un costo de inversión de US$ 855.000.

La segunda fase de inversión sin embargo, tiene un costo de inversión por MW de US$ 1,45MM es decir que la inversión necesaria en 40% mayor. Otro tema curioso es que nadie ha dado ni pedido una explicación sobre este tema.

Otro tema que merece ser explicado es el del gas natural. El consumo de la termoeléctrica de Warnes anunciado en 50 millones de pies cúbicos día, equivale a 1,4MMm3d esto es 15% del consumo interno actual de gas natural.

Esto quiere decir que el consumo interno aumentará en alrededor de 15%. Pero esto no es nada comparado con otra de las grandes inversiones que requieren de gas natural:

La Separadora de líquidos Rio Grande con una inversión de $us 690 millones, puede tratar hasta 32,2 millones de metros cúbicos diarios de gas natural. Este es un volumen equivalente a lo que Bolivia exporta a Brasil o el 50% de la producción nacional actual.

De esto se entiende que esta planta solo llegara a funcionar a plena capacidad mientras Bolivia siga exportando gas. y esto parce poco probable porque dos de los mega campos de Bolivia ya están entrando en declinación.

Los millonarios proyectos de Rio Grande Bulo Bulo, redes de gas domiciliario, GNV; que quieren de gas. Gas que No se ha encontrado, principalmente porque durante los últimos 10 años no se lo ha buscado.

Brasil ha anunciado que está interesado en renovar el contrato que vence en 2019 y el contrato con Argentina prevé un aumento en las exportaciones nacionales de los 15MMm3d actuales a 27MM3d.

Lo qe no se sabe aún es de donde saldrá el gas para cumplir con todos estos compromisos y aun mantener el suministro de la demanda interna.

 

Comments are closed.