El precio del petróleo ha vuelto a caer y el Brent se mantiene por debajo de los US$ 50 el barril. Irán ha anunciado que busca una participación de 20% en los nuevos proyectos de petróleo que llagaran cuando se levanten las sanciones. Por lo que el precio podría seguir cayendo en 2016.

Para Bolivia el mercado de materias primas trajo muy malas noticias como la contracción de 30% de las exportaciones. La Asociación de Productores de Oleaginosas (Anapo) informó que la producción de trigo se redujo en un 12%. Los productores de arroz del norte integrado en Santa Cruz, aseguran que la superficie de siembra en este año para la cosecha 2016, caerá hasta en un 30%.

Aun así, ya es oficial, el INE estima el crecimiento de la economía a junio de 2015, fue de 5,23%, por lo que habrá doble aguinaldo. Esto a pesar de que se ha cuestionado la forma en la que se logró la cifra en el cálculo.

Ayer lo confirmó el ministro de Economía, Luis Arce, que también afirmó que Bolivia pasó  de ser uno de los peores países -con Brasil, que tiene la peor distribución de ingreso- a estar entre los cinco mejores  de la región. El reconocimiento no es muy formidable dado que generalmente en la región sólo se toman en cuenta las cifras de 10 países.

Arce asegura que “Hay muchos indicadores  de los cuales los bolivianos debemos sentirnos orgullosos, entre ellos el crecimiento económico, que también fue ratificado por los organismos internacionales; vamos a ser una de las mejores economías de Sudamérica”. Sin embargo, La Cepal, el BM y el FMI dicen que el crecimiento de nuestra economía será menor al 4,5%.

Por supuesto que hay otros indicadores regionales en los que Bolivia destaca. Hay indicadores internacionales. Por ejemplo el BM dice que Bolivia tiene el peor sistema de impuestos de la región y del planeta. En ningún otro país del mundo se deben hacer tantos trámites para hacer más de 40 pagos anuales en impuestos.

El foro económico mundial dice que Bolivia es el segundo país de la región y el mundo entero, con los impuestos más altos.

Estos cálculos son para empresas medianas que están acosadas también por el sector informal que compite en condiciones desiguales.

Bolivia también está entre los países con mayor porcentaje de su fuerza laboral en el sector informal.

Hay una serie de nuevos estudios que demuestran que en la región este es un sistema menos eficiente para lograr que se respete los derechos de los trabajadores.

Más aún la informalidad lleva a la ilegalidad y a un menor crecimiento económico sostenido. Una universidad Mexicana demostró que la idea de que los negocios informales son una manera de que los pequeños empresarios entren en la economía productiva y luego se gradúen a empresas medianas que pagan impuestos, es equivocada.

Lo mejores resultados en cuanto a derechos laborales y también eficiencia y productividad se logran con empresas que son medianas o grandes al momento de su creación. Por lo que el incentivo a estas empresas debería ser más importante que los incentivos a la informalidad.

 

Comments are closed.