Los analistas de Bloomberg aseguran que el mercado está reaccionando a la reciente caída del precio del petróleo y los inversionistas se han posicionado para que el precio se estabilice entre US$ 78 a 85 el barril.

Mientras tanto, el precio de los minerales también están de bajada y los efectos ya se hacen sentir en las regiones mineras de Bolivia.

Irineo Pérez, responsable de la unidad de Regalías de la Gobernación de Oruro declaró ayer que con las cifras actuales esperan una caída de 10% en las regalías mineras de este departamento. Esto se debe en parte a la caída en la rentabilidad de Huanuni.

Y, Según El Diario de La Paz,  La mayor preocupación en el tema de recaudaciones es que a partir de noviembre ya no se contará con el aporte de la Empresa Minera Inti Raymi que producía alrededor de 1,2MM de bolivianos al mes por concepto de regalías.

La caída en los precios de los metales y el petróleo están afectando los ingresos del país. Otros productos como los agrícolas también están de bajada a nivel internacional. Sin embargo, el agro es la parte de producción Boliviana que no será afectada por el otro gran problema de las materias primas en Bolivia que es la falta de inversión.

El gas y la minería necesitan de largos periodos de inversión en exploración y en buscar nuevos yacimientos tanto de hidrocarburos como minerales. Esto generalmente se hace cuando los precios están altos y es fácil encontrar inversionistas para buscar nuevas yacimientos.

Durante el súper ciclo, en Bolivia las condiciones de inseguridad jurídica evitaron que lleguen inversionistas a buscar nuevos yacimientos tanto en gas y petróleo como en minería.

Las nacionalizaciones y la constante amenaza de un cambio en la ley de hidrocarburos alejaron a los inversionistas en este sector. Mientras que en la minería los avasallamientos, la amenaza de una nueva ley minera y la falta de seguridad jurídica, pusieron a Bolivia en el último lugar de las listas de los inversionistas mineros.

El agro fue afectado por las prohibiciones a las exportaciones y el control de precios que, como se ha visto en Venezuela, pueden terminar con la producción de un país. La diferencia es que una reacción en el agro se puede lograr de forma más rápida que en el caso de las exportaciones tradicionales.

Las claves son la inversión y los mercados. Si se levantan las prohibiciones a las exportaciones el agro reacciona y puede lograr grandes avances en una sola gestión y no en los 5 a 8 años que se necesitan en minería e hidrocarburos.

Al respecto uno de los primeros anuncios del presidente Morales cuando se conocieron los primeros resultados de las elecciones pasadas fue que Bolivia no pertenecerá al acuerdo del libre comercio de la Alianza del Pacífico. Permaneceremos en el ALBA y el Mercosur.

El Mercosur es importante comercialmente para Bolivia pues contiene Brasil y Argentina que son los principales compradores de gas natural de Bolivia. Pero por lo demás los países del Alba tienen menos importancia comercial que los de la Alianza del Pacifico.

Según el día de Santa Cruz, si se excluye el gas El país presenta un saldo negativo con el Mercosur, Hasta agosto se exportaron $us 325 millones a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, e importaron $us 1,852 millones.

Al parecer no estamos preparados para el ingreso al Mercosur. El vicepresidente, del Colegio de Economistas de Santa Cruz, José Alberti, explicó que si desde las esferas gubernamentales, no se hace una política para reducir las trabas de los países vecinos  no se potencia el sector productivo, el país no tendrá un buen proceso de adhesión a este grupo.

El tema es importante pues, en 2017 cuando según YPFB la producción de gas natural empiece a caer, Bolivia necesitará otros productos para vender a Brasil y Argentina.

 

Comments are closed.