El precio del petróleo ha generado un cambio en la fortuna de los países exportadores de petróleo. Es bien sabido que el precio ha caído desde el año pasado porque hay más oferta.

Es decir hay mucho petróleo en el mercado y pocos compradores. El resultado: el precio del petróleo ha caído. Esto pasó porque en EEUU se desarrolló una nueva tecnología para extraer petróleo del suelo, el petróleo shale no convencional, que inundó el mercado de EEUU. Se trata de una sobre oferta.

Los miembros de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) respondieron, no con una reducción en las ventas de petróleo para equilibrar el mercado sino con un aumento en las ventas para lograr que el precio baje tanto que las empresas estadounidenses del petróleo no convencional quebracen.

El petróleo shale es mucho más caro que el convencional; si a Arabia Saudita le cuesta entre US$ 3 y 5 extraer un barril de crudo, el Shale de EEUU tiene un costo de producción de alrededor de US$60 el barril.

La reciente caída en el precio del petróleo es importante para Bolivia porque define indirectamente el precio de venta de nuestra principal exportación que es el gas natural que va a Brasil y Argentina.

La caída se refleja en las exportaciones del primer cuatrimestre del año que apenas alcanzaron US$1.467MM cuando el año pasado habían llegado a US$2.076MM. Una caída de 29,35%.

Las exportaciones de hidrocarburos en general, cayeron en 32%.

Ahora según la carta informativa Siglo 21 se viene un nuevo golpe al precio del gas natural, que representa más de la mitad de las exportaciones bolivianas.

El GNL es una alternativa tecnológica, que permite transportar el gas natural en barcos, sin necesidad de gasoductos. Un gasoducto desde Australia hasta Brasil o de Catar hasta Argentina nos preocuparía aunque no mucho pues sería tan extraordinariamente caro que haría el proyecto inviable.

Sin embargo, el GNL es un gasoducto virtual y más aún ya existe, tanto Brasil como Argentina ya tienen las plantas instaladas para recibir el GNL.

El precio del gas natural licuado ha caído a sus mínimos históricos en Asia este año, lo que le permite a los compradores obtener mejores condiciones a la hora de negociar contratos.

“Los equilibrio globales de gas natural licuado se están nivelando rápidamente”, cambiando las preocupaciones del mercado desde cómo la demanda puede ser satisfecha hacia cómo el suministro será absorbido, indicó la Agencia Internacional de Energía en su último informe de mediano plazo. El giro, advirtió, “dará forma a los mercados de gas natural licuado durante los próximos años”.

En el mercado spot, los precios del gas natural licuado en Asia cayeron en mayo por debajo de los US$7 el millón de unidades termales británicas (BTU), un nivel que no se había visto desde antes de que el desastre de Fukushima obligara a Japón a clausurar sus plantas nucleares en marzo de 2011. El precio equivale a cerca de un tercio del nivel máximo de US$20 por millón de BTU del año pasado.

 

Comments are closed.