El precio del petróleo es 10% más barato hoy que hace un año, a pesar de haber aumentado su precio en 3,30% en lo que va de este año.

La brecha con la cotización del Brent en el mercado de futuros europeo ICE en Londres sigue creciendo y llegó alcanzar US$23.

La brecha se ha estado agrandando gracias a mayores reservas de petróleo en EEUU donde la producción interna ha estado aumentando, mientras que en Europa la dependencia de las importaciones continúa.

El oro perdió 6,54% de su valor en lo que va del año y algunos analistas creen que habría pasado una barrera que lo llevaría a seguir cayendo en un ciclo que duraría al menos tres meses.

Otra explicación, más técnica, es que los inversionistas que generalmente buscan refugio en el oro están cambiando sus precepciones de riesgo en los mercados bursátiles internacionales y habrían empezado a vender oro para invertir su dinero en empresas productivas.

La caída se llegó a frenar ayer por que el precio llegó tan bajo que llevó a algunos mostrara interés nuevamente.

Aún en el tema de las materias primas, la empresa Tepco que importa alrededor de 25% del gas natural que importa Japón ha logrado un acurdo sin precedentes en el mercado del gas natural licuado del mundo. Se trata de un contrato para comprar gas natural de EEUU pero lo realmente diferente es que será a un precio indexado al precio del gas natural en el Henry Hub.

El contrato que está aun en preacuerdo, entraría en vigencia en 2017 y podría cambiar la forma en la que se calcula el precio del combustible a nivel mundial.

Este es un tema de gran importancia para Bolivia ya que nuestro gas natural compite en Argentina y en Brasil con el GNL. Actualmente Bolivia ofrece gas alrededor de US$11 el MMBTU a Argentina y US$9 el MMBTU al Brasil mientras que el GNL que ambos países compran cuesta alrededor de US$17el MMBTU.

Cuando se trata de negociar precios con nuestros vecinos y clientes Argentina y Brasil este tipo de precios serán claves para las negociaciones.

La llegada del GNL y la construcción de instalaciones para recibirlo por parte de Brasil y Argentina han cambiado el tablero sobre el que se realizarán estas negociaciones, que en el caso de Brasil deberán realizarse antes de 2019.

Para entonces algunos de los factores importantes en las negociaciones ser habrán cambiado mucho con respecto a las anteriores negociaciones.

Por un lado, Bolivia habrá dejado de ser la única opción de Brasil para conseguir gas. El GNL es la primer alternativa y su gas propio será la segunda, ya que se espera que para entonces la producción de gas de Brasil haya superado su demanda.

Más aun, su producción habría aumentado tanto, que estaría en condiciones de exportar GNL.

La diferencia de precios entre el gas que llega a Brasil por ducto desde Bolivia que esta por los US$9 el MMBtu y el GNL que está en US$ 17, hace que Brasil prefiera tener mayores volúmenes de gas Boliviano porque simplemente es muy barato.

De hecho es tan barato que le conviene exportar su propio gas en forma de GNL y seguir usando el gas barato de Bolivia para su consumo interno.

Aún así la mayor disponibilidad del gas brasileño será una carta a favor de Brasil en las negociaciones.

El hecho de que Bolivia ya cuanta con un gasoducto al Brasil hace que Bolivia pierda otra carta importante en las negociaciones, pues Brasil en teoría aun podría pedir menos gas a Bolivia como forma de renegociar un mejor precio.

Una de las pocas cartas a favor de Bolivia en estas negociaciones sería Argentina, que con la forma en la están administrando sus recursos naturales y financieros necesita cada vez más gas para suplir la caída en su producción.

No es bueno alegrarse de la desgracia ajena, pero la ineficiencia de la administración Kirchner y Fernández de Kirchner podría ser una buena noticia para Bolivia.

Claro que ninguno de estos escenarios mejoraría la falta de abastecimiento de gas natural para el consumo interno en Bolivia.

 

Comments are closed.