Las reservas probadas certificadas de gas natural bajaron en los últimos tres años de 9.94 Billones de Pies Cúbicos (TCF por sus siglas en inglés) a 8.16 TCF sostuvo esta semana el viceministro de Exploración y Explotación de Hidrocarburos, Eduardo Alarcón, durante una audiencia parcial de Rendición Públicas de Cuentas que ofreció el Ministerio de Hidrocarburos y Energía, la Agencia Nacional de Hidrocarburos, YPFB y la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (EBIH).

Esto se debe a que el gas en el suelo Boliviano es limitado y que si sólo se lo extrae, tarde o temprano se terminará.

Entonces cuando se terminará el gas Boliviano es una pregunta muy importante para el país. Las reservas probadas es la cifra que se maneja como parámetro de cuanto gas existe, que en realidad es el gas que sabemos que existe.

Según el informe de Alarcón, a fin de año se hará otra evaluación de as reservas probadas y se sabrá que hay en realidad 15 TCF de gas en el país pero para esto se necesita certificar las reservas. Es decir que una entidad independiente debe verificar que nadie se esté inventando cifras.

Según datos divulgados en el Sexto Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía, que se desarrolla en Santa Cruz, la perforación de pozos de gas cayó un 75% en el país desde 2006.

Según El Dia de Sanata Cruz: Pésimo. Así es el panorama del sector hidrocarburífero  del país, debido a la reducción en la perforación de pozos de gas natural en un 75% en los últimos seis años. Antes de 2006, en el país se perforaban una media de 20 reservorios del carburante pero ahora solo se trabaja en cinco.

En el evento en Santa Cruz, expertos internacionales y nacionales advirtieron que Bolivia mermará sus reservas de gas por la falta de exploración. Según Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), el país tiene  8.16 trillones de pies cúbicos (sus siglas en inglés TCFs).

Desde la nacionalización, en 2006, la exploración de hidrocarburos ha estado a cargo del propio Estado. Las empresas privadas, en cambio,  han limitado la inversión ante la carencia de un marco legal que garantice el retorno de su capital.

El consultor de la firma internacional Wood Mackenzie, Horacio Cuenca, señaló que actualmente La inversión en exploración, en el país quedó rezagada, si se compara con la región como en Brasil.

Este país prevé hasta el 2015 hacer una inversión de $us 27 mil millones en la exploración y explotación de hidrocarburos.

Bolivia, según fuentes oficiales, planea usar $us 2.052 millones para este fin hasta el 2016.

“Este bajo nivel de inversión va a tener un impacto en los niveles movilizados para la venta y contrato a largo plazo. Se pueden cubrir los requerimientos actuales hasta el 2019. Pero después de 2016 habría problemas para cubrir los niveles actuales”, señaló  Cuenca.

De hecho ya hay falencias en el mercado interno. El Mutún no produce acero y la empresa estatal ahora se dedica a vender mineral de hierro, que es tierra con alto contenido de hierro, porque no hay el gas necesario para poner una fundición en Bolivia.

Hay los tres proyectos de cemento en Santa Cruz, e YPFB dice que sólo hay gas para uno.

Están las demandas de gas natural del parque industrial en Santa Cruz y de varias empresas en Tarija y el resto del país que no pueden operar porque no se les garantiza el suministro de gas natural.

Argentina y Brasil por ahora no tienen ese problema; para ellos el gas boliviano es garantizado, quizá tenga algo que ver con las clausulas de “deliver or pay” de los contratos que básicamente indican que si Bolivia no entrega el gas comprometido deberá pagar una multa.

Esta figura no existe para los bolivianos. Lo que tenemos es la Constitución Política del Estado que dice que el mercado interno tiene prioridad sobre el mercado externo.

En todo caso esto no parece disuadir a YPFB para brindar gas a los bolivianos antes que a los mercados de exportación.

 

Comments are closed.