La nueva ley de inversión sigue generando polémica. Algunos países de la región se han adelantado a Bolivia en la aprobación de leyes de inversión. Y esto no sorprende tomando en cuenta que en nuestro país se ha demorado más de 6 años en elaborar esta ley.

Algunos países se están apurando porque ven algunos cambios en el horizonte.

El 29 de marzo Cuba dictará una nueva “Ley de Inversión Extranjera” diseñada para atraer a capitalistas extranjero, en medio de una amenaza de “recesión” como secuela de la crisis en Venezuela, su principal benefactor y socio comercial. Cuba sería el primer país de la región y del ALBA en aceptar el fracaso del socialismo del siglo XXI.

Mientras en Cuba se busca privatizar con la nueva ley de inversiones, en Bolivia apenas se logró eliminar la nacionalización del demorado proyecto de ley de inversiones; pero, como dijo el diputado oficialista Galo Bonifaz, esa posibilidad se mantiene intacta en la Constitución.

Se han incorporado también artículos correspondientes a la necesidad de incentivar el desarrollo de algunos sectores de la economía mediante políticas financieras y fiscales.

Según Humberto Vacaflor: lo malo es que los sectores privilegiados de esta manera siguen siendo los extractivistas, como ser la minería y el petróleo, mientras no se lee nada acerca de la necesidad de impulsar actividades terciarias, del sector industrial.

De todos modos, la aprobación de la ley viene a llenar un vacío que era observado sobre todo desde el exterior cuando se aludía a que en Bolivia no existen “seguridades jurídicas” para invertir.

• Para que el mensaje a los inversionistas del mundo sea completo habrá que avanzar ahora en la eliminación de las taras y las fallas de la justicia nacional, que en estos días sigue dando ejemplos del estado lamentable en que se encuentra.

Y también será preciso aclarar, como lo han observado empresarios nacionales, cómo será el sistema de arbitraje cuando se presenten controversias, pues el gobierno nacional ha estado dando señales de que no desea respetar compromisos para acudir a tribunales internacionales.

Habrá que ver revisar también algunos detalles que han sido observados por organizaciones internacionales, como aquellas que se dedican a medir cuán pesadas son las burocracias que se ocupan de los trámites de las empresas privadas y que han ubicado a Bolivia en los peores lugares.

Recordemos que según el Banco Mundial sólo hay cuatro países en todo el mundo en los que pagar impuestos es más difícil que en Bolivia. Y no es que los impuestos sean más altos que en reto del mundo, simplemente son difíciles de pagar.

Mientras tanto, las empresas que buscan invertir en Bolivia están buscando alternativas si el capitalismo tiene una ventaja es que es versátil.

Una empresa registrada en Australia, Victory Mines, anunció la semana pasada que compraría South American Tin Limited (SAT).

Según la página de economía y finanzas de El Diario, South American Tin Limited (SAT), es una empresa que ha estado desarrollando proyectos con cooperativas mineras en Bolivia desde 2011.

La transacción se realizaría en abril y sería un intercambio de acciones por lo que s difícil saber el valor que se le ha asignado al negocio.

Sin embargo, el primer proyecto con los cooperativistas sería la mina de estaño, zinc y plata de San Pedrito próxima a Catavi, SigloXX. Sí este proyecto funciona hay otros 6 en línea.

Las empresas formales que pagan impuestos a pesar de las dificultades, no tienen los privilegios que tienen los cooperativistas Los inversionistas lo saben y están buscando a las cooperativas y no  las empresas privadas o la estatal que están en desventaja frente a las cooperativas.

 

Comments are closed.