La inauguración del VII Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía 2014, denominado Globalización energética, futuro del petróleo, el gas y otras energías, que se desarrolla en el hotel Los Tajibos de la ciudad de Santa Cruz ha dominado a la prensa económica del país.

En encuentro cuenta con la participación de ejecutivos de empresas petroleras y autoridades gubernamentales.

Una de las afirmaciones hechas en el congreso es que Argentina y Brasil garantizan la demanda de gas por más de una década. En medio de la escasa actividad en exploración que se desarrolla en Bolivia, ayer expertos de Argentina, Brasil, además de los nacionales, coincidieron en señalar que la demanda regional del energético continuará hasta la próxima década.

Claro que la demanda de energía nunca estuvo en duda, de hecho se sabe que la demanda de los países en desarrollo como Bolivia, Brasil y Argentina tiende a subir. Que habrá demanda hasta más allá del 2025 es una verdad de Perogrullo.

Otra noticia que sale del congreso energético que es que Brasil seguirá comprando gas boliviano pese a la nueva producción de sus enormes yacimientos presal. Brasil continuará dependiendo de la importación del gas boliviano, que cubre el 50% de su consumo interno de su país.

La razón es muy simple y es que el gasoducto ya ha sido pagado y el costo del gas boliviano simplemente menor. Los yacimientos del Presal no están conectados y los nuevos ductos son caros y deben ser amortizados con el costo del gas; este costo ya fue cubierto en el caso del ducto que llega de Bolivia.

Uno de los anuncios del presidente interino de YPFB, Carlos Villegas en el congreso energético fue que: El Gobierno pretende reducir en 9% la pobreza extrema existente en el país hasta el 2020. Y entró en polémica al decir que la pobreza extrema en Bolivia es de 18%, mientras que las cifras del ministerio de desarrollo rural dice que son 22%. Lo cierto es que el INE ha dejado de contar (es decir hacer las encuestas) en 2007 por razones que solo ellos conocen.

El vicepresidente regional del Consejo Mundial de Energía (WEC por su sigla en inglés), José Antonio Vargas Lleras, citó un estudio que demuestra que sólo 5% de la subvención a la energía beneficia a los pobres.

Vargas Lleras, mencionó que Bolivia destinó entre el 7% y 10% de su presupuesto para la subvención de energía. Además a nivel internacional sólo el 5% de la subvención beneficia a los pobres.

De acuerdo con información del Ministerio de Economía y Finanzas, en el Presupuesto General del Estado (PGE) para 2014 se proyectó una  subvención a los combustibles de  900 millones de dólares. Esto incluye la subvención a las importaciones de diesel de Chile, Venezuela ya no nos vende diesel por sus problemas de refinación.

Las proyecciones a futuro sobre la demanda de gas no son novedad. Las promesas de usar los recursos de gas para reducir la pobreza tampoco son nuevas.

Uno de los temas que se tendrán que ver en el congreso es el referido al Plan de inversión de YPFB 2009-2015. Que muestra que los campos bolivianos entran en declinación en el 2016.

Esto quiere decir que según las propias cifras publicadas por YPFB el 2016 por primera vez Bolivia extraerá menso gas que el año anterior. Es una caída en la producción.

La declinación, sólo se hace más aguda con el tiempo y par el 2020 sólo alcanzaría para bastecer a los mercados externos. Y para 2025 sólo alcanzaría para la demanda interna.

Este es uno de los temas que debería ser tratado en el congreso de Santa Cruz.YPFB producción gas

 

Comments are closed.